51 mil fanáticos aplaudieron en Chile a Paul McCartney

Rafael Fuentes Jr. / El Globo News

En un expectante Estadio Nacional, salió al escenario la leyenda viviente de la música: Paul McCartney. 51 mil personas lo esperaban mientras una “explosión musical” marcaba el inicio del show. “Sir Paul” junto con su banda interpretaba “A Hard day’s Night”, uno de los temas clásicos de Los Beatles, la banda oriunda de Liverpool. La pieza dio paso a “Junior Farm” de su agrupación de los 70, Los Wings, que McCartney formó junto con Linda Eastman, su esposa fallecida en 1998. Una espera que terminó con los fanáticos entonando “Can’t buy me love” y “Letting Go”. Además de “Who Cares”, parte de su último disco “Egypt Station” lanzado en 2018.

Paul McCartney, que a sus 76 años de edad se mostró enérgico sobre el escenario, bailando en varias oportunidades, estuvo acompañado en todo momento por sus músicos, que se contagiaban del entusiasmo del artista británico. En un momento del espectáculo, “Sir Paul” dejó el bajo de lado para tocar las primeras notas en guitarra de “Let Me Roll It”, perteneciente al álbum “Band on the Run” (1974) de The Wings. Cuando el cronómetro se acercaba a la hora y media de show, llegó uno de los puntos más emotivos del concierto al sonar el particular ritmo de armónica de “Love me Do”. El público, totalmente conmovido por la calidad que mostraba el británico, acompañó a McCartney que además de manera solitaria interpretó “Blackbird”.

Sin embargo la canción que se robó todos los aplausos fue “Live and Let Die” gracias a un impresionante juego de fuegos artificiales que iluminaron el Estadio Nacional. Finalmente Paul McCartney volvió a la tarima para cantar seis temas, entre ellos “Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band” y “Helter Skelter”, para cerrar con “The End”, mientras el estadio caía en una ovación para el británico.

 

Paul McCartney, a sus 76 años, se mostró enérgico sobre el escenario

 

La canción que se robó todos los aplausos fue “Live and Let Die”