¡Carísimos!: Difícil que esta navidad una familia venezolana obsequie a sus niños con juguetes

El Globo News

“¿Cómo un asalariado puede comprar juguetes con estos precios?”, comentó un señor que observaba una vitrina en una juguetería en la Plaza San Jacinto, en el centro de Caracas. “A mis niñas no le he podido comprar nada porque el dinero no alcanza”, agregó.

A menos de dos semanas para la Navidad, la tradicional entrega de regalos de diciembre se ve amenazada. Este martes 11 de diciembre los juguetes son inaccesibles para pagarlos con el salario mínimo de Bs.S 4 mil 500. Un venezolano debe dedicar una quincena para adquirir el juguete más básico.

En la plaza San Jacinto tradicionalmente se encontraban los precios más modestos para juguetes. Sin embargo, pocas familias dedican dinero a estas compras.

“Lo que gano es solo para comprar comida. Tendré que vender algún equipo de valor para poder hacerles un regalo a mis hijas”, agregó el mismo hombre. Salió de la tienda sin comprar nada, al igual que la mayoría de los clientes que visitaban el local.

Los establecimientos consultados coincidieron en que las muñecas son los productos más vendidos en esta temporada. Los puestos en la calle las ofertaban entre Bs.S 2 mil y Bs.S 30 mil, dependiendo del modelo.

En otra tienda en la misma zona un balón de baloncesto costaba Bs.S 8 mil 600; un pequeño carro en Bs.S 3 mil 600 y un juego de maquillaje en Bs.S 6 mil 720.

Sin embargo, los precios más altos se encuentran en la conocida tienda General Import, donde los productos son de marca. Un muñeco de acción vale entre Bs.S 15 mil y Bs.S 40 mil.

Las bicicletas para niños oscilan entre Bs.S 62 mil y Bs.S 92 mil en este local, mientras que pequeños carros de juguete cuestan hasta Bs.S 48 mil; los peluches Bs.S 21 mil y el balón de fútbol Bs.S 5 mil 300.

 

Ventas bajas

Los vendedores de juguetes también salen perdiendo. La hiperinflación ha mermado la oferta de productos, ha generado pocas ventas y muchos locales han bajado las santamarías.

“La venta ha sido baja. No estamos vendiendo más de cuatro productos al día. Las personas ven por encima y pocos preguntan; ha sido difícil vender”, expresó Wilfredo Quintero, quien ofrece este tipo de regalos en un improvisado puesto informal en la Plaza San Jacinto.

Quintero desde hace una semana vende juguetes, pero no está optimista con lo que resta de temporada navideña. “Con cada pieza que vendíamos el año pasado comprobamos seis más. Ahora ni una”, agregó.

Informó que deben aumentar los precios por lo menos cada tres días para poder obtener ganancias. Otros locales indicaron que deben subir los precios al ritmo de la inflación, que se traduce en ocasiones en incrementos diarios.

“Nos manejamos con el precio del dólar, porque varios productos los pagamos en dólares. Porque también sube el precio de todo”, comentó una vendedora de la conoccida tienda La Marrón. Aseguró que las ventas en el diciembre pasado fueron más jugosas.

“Hemos estado vendiendo por lo menos, pero en años anteriores vendíamos mucho más”, dijo. Fuente: Efecto Cocuyo / Foto: Cortesía