El lápiz rojo de López Obrador

Manuel Corao Analista Venezolano

 Era de esperar un poco más para conocer de sus bien intencionados planes. La convocatoria a reuniones con los medios a diario empezaron hacerse un poco monótonas por aquello de lo repetitivo de ciertos temas.

Andrés Manuel López Obrador presidente de la república  mejicana durante la luna miel con  la nación  la cual duró más o menos cien días, hizo ofertas de todo tipo y calibre, las cuales dejaban boca abierta   por sus bondades a los más exigentes críticos y opositores ideológicos  del mandatario.

 La prensa independiente continuaba con la misión de  conocer hechos, criterios, programas a futuro; actitud que   incomodan al mandatario López Obrador.

 El pasado dieciséis de abril el magistrado da a conocer su política informativa y  publicitaria intentando acabar con la actitud según indica  de  castigo y premio de inversión en los medios y consideración de los periodistas en cuanto a su comportamiento frente al poder ejecutivo.

 Con un supuesto “convenimiento social” de veinte  artículos que no deja contento a muchos entra en vigencia el mamotreto comunicacional en el Diario o Gaceta Oficial de inmediato.

En un territorio  como México  ejercer el periodismo es altamente peligroso, ya que los  comunicadores y  empresarios son constantemente atacados por los corruptos, el hampa, narcotráfico, delincuencia organizada, carteles rusos,  grupos italianos,  narcotráfico,  trata de blancas, etc.

 La esperanza, respetar la libertad de información tal como prometió el hoy presidente mejicano en el ejercicio político de sus aspiraciones presidenciales, era un anhelo de todos.

 Sin embargo en apariciones de contacto con los medios de comunicación se escucha como seguidores o fans de López Obrador se constituyen de hecho en “grupos colectivos oficialistas ” como se les conoce  en Venezuela ,  unidades de respuesta rápida se les percibe en Cuba, para-militares sindicados en Nicaragua; pitar, abuchear, rechiflar cuando un comunicador independiente requiere del mandatario respuesta sobre temas que estiman ellos o los instruyen previamente  no son del agrado  presidencial, evidencian redactores.

 Tal repulsa lleva una velada auto censura, por ahora, pero bien podemos  estar entrando en una etapa  de forzosa tacha de contenido que produciría como consecuencia severas penas que  conduzcan  a sometimiento en recinto carcelario a editores, productores y personal profesional,  sanciones estas violatorias de los derechos humanos.

 En la tipificación que realiza Reporteros Sin Frontera-RSF- del país de América del Norte lo ubica  negativamente dentro de  ciento ochenta naciones  en  el lugar ciento cuarenta y siete  en cuanto al respeto por  la libertad de expresión y sus limitaciones.

 Noruega va a la cabeza positivamente  en la tabla al ubicarse  en el primer lugar,  tomando como indicativo el número de  trasgresiones que limitan su ejercicio comunicacional.

 Cuando observamos la agrupación especializada de RSF al 2018 en referencia a otras ciudadanías de América, México se ubica en desaprobación posición 147, levemente por encima de Venezuela en la casilla 148, llevándose Cuba la peor parte por la férrea dictadura, escaño 169.

 A continuación algunos países de América Latina en cuanto a su lugar ascendente perjudicial en la región: Uruguay 16, Surinam 20, Chile 46, Paraguay 99, Brasil 105, Bolivia 113, Nicaragua 114, Guatemala 116, Colombia 129, El Salvador 141, Honduras 146, Venezuela 148 y Cuba 169.

 En torno a escasos  cinco meses de gobierno  de Andrés López Obrador escuchar decir, luego de ratificarles a los colegas ser prudentes: ”Si ustedes se pasan, pues ya saben lo que sucede… no soy yo, es la gente”; me parece empezar a traficar  la era  de los piquetes descalificadores en las calles de Venezuela, muestra pública terrorista de grupos para-militares en armas.

 Temo en definitiva que las dictaduras continuarán acechando las democracias. Las advertencias de Andrés Manuel López Obrador con el lápiz rojo a la cubana de la censura en mano es un mal augurio para las libertades en general y el futuro de México.

Dios quiera y me equivoque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *