Florida determinará a su senador mediante un definitivo conteo manual de votos

El Globo News

Han pasado nueve días desde las elecciones legislativas en Estados Unidos y Florida aún no tiene gobernador ni senador. El Estado está sumergido en un aparatoso sistema de conteo debido a los estrechos márgenes entre los candidatos. Este jueves ha vencido el plazo para el recuento automático, que ha vuelto a dar la victoria a los republicanos. La diferencia entre los candidatos que batallan un escaño en el Senado es tan marginal que por ley deben hacer el proceso manualmente. Tras el último conteo, el gobernador republicano Rick Scott le saca una ventaja de 0,15% al senador demócrata Bill Nelson. Los resultado de la batalla se darán a conocer el 20 de noviembre.

La contienda por el puesto de gobernador de Florida ha quedado más clara. Los nuevos resultados mantienen al republicano Ron DeSantis como líder con el 49,59% de los votos, por sobre Andrew Gillum, alcalde de Tallahassee (49,18%). Por ley, es obligatorio un recuento manual de papeletas si tras el electrónico la diferencia de votos es de menos de 0,25 puntos, que no es el caso. Sin embargo, el demócrata aún no acepta su derrota y está intentando que por la vía legal vuelvan a contar los votos.

Los resultados finales sobre a quién votaron los más de ocho millones de electores para que fuera el próximo senador de Florida serán certificados por las autoridades electorales estatales el próximo martes. Cuando la Secretaría de Estado reveló este jueves el resultado del segundo conteo, Scott, un fiel devoto del trumpismo, difundió un comunicado en el que llamaba a respetar la voluntad del electorado, que lo había elegido como “su próximo senador”. Sin embargo, su rival demócrata, Nelson, continúa esperanzado, a pesar de los muros legales con que se ha encontrado.

El equipo del demócrata había interpuesto una demanda para extender el tiempo del conteo que fue desestimada por el juez federal Mark Walker. El magistrado, sin embargo, le concedió al candidato otra demanda sobre las papeletas rechazadas, debido a que las firmas no coincidieron con los registros en las oficinas electorales, que suman cerca de 3.800 en 45 de los 67 condados. El abogado de Nelson, Marc Elías, expresó este jueves su confianza en que el recuento manual no solo “estrechará el margen” entre ambos candidatos sino que lo “revertirá por completo”.

En el caso de la carrera a gobernador por Florida, los nuevos resultados mantienen a DeSantis como líder con 4.075.445 (49,59%) votos, mientras que Gillum suma 4.041.762 (49,18%), un escrutinio que le quita el piso al sueño del demócrata para convertirse en el primer gobernador afroamericano del Estado. “Los nuevos resultados fueron claros e inequívocos, tal como lo fueron en la noche de las elecciones”, declaró DeSantis por escrito. El próximo 20 de noviembre se hará oficial al ganador, según el cronograma de la División de Elecciones de Florida.

A pesar de que Gillum aceptó la victoria de su rival el 6 de noviembre, después envió un comunicado en el que pedía el recuento. “Un voto rechazado es justicia negada”, rezaba el documento: “Hay decenas de miles de votos que aún deben ser contados”. El condado de Palm Beach -con tendencia liberal- no pudo atenerse al plazo establecido debido al sobrecalentamiento de las “obsoletas” máquinas, según las autoridades electorales. Fuente: El País de España / Foto: Cortesía