Gigante tabacalera Philip Morris abandona el negocio de los cigarrillos

El Globo News

El tabaco no tiene futuro y hasta las multimillonarias y poderosas empresas de su sector lo saben. Philip Morris Internacional, líder en la industria tabacalera y dueña de marcas como Marlboro y Chesterfield, abandonará el negocio de los cigarrillos para vender sólo productos libres de humo, entre los que se encuentran los IQOS (acrónimo de ‘I Quit Ordinary Smoking’).

La idea es sustituir lentamente el tabaco tradicional por este nuevo sistema sin combustión. Consta de un cilindro con una resistencia eléctrica en su interior que genera un calor de 300ºC y al que se le aplica una carga de tabaco (la mitad de un cigarrillo) laminado (no picado). Este no se quema, sino que se calienta, liberando nicotina. Philip Morris, sin embargo, asegura que este sistema no libera otras sustancias altamente cancerígenas.

“En base a nuestros análisis químicos, el aerosol de IQOS contiene, de media, entre 90% y 95% menos de componentes nocivos y potencialmente nocivos, en comparación con el humo del cigarrillo”, explicó uno de los voceros de Philip Morris. El proceso de calentamiento sin combustión reduce considerablemente la formación de componentes nocivos.

 

EL CUBO PHILIP MORRIS SUIZA

Se trata de un plan a largo plazo en el que trabajan más de 350 científicos en Suiza en la instalación llamada El Cubo. Este plan consta de 5.000 millones de dólares en 10 años, tanto para la elaboración de los nuevos productos libre de humo, como para la investigación y reconversión de plantas dedicadas a la fabricación de cigarros tradicionales. “Queremos introducir estos nuevos productos y un día dejar de vender cigarros, un cambio que será gradual, para que el nuevo producto canibalice al segundo”, apunta Gonzalo Salafranca, director de asuntos corporativos de PMI a Forbes México.

El pasado 21 de marzo, la empresa informó que la fábrica de su afiliada griega Papastratos en Aspropyrgos, Grecia, cesó la producción de cigarrillos para únicamente producir Heets, que son las unidades de tabaco utilizadas con IQOS. La operación implicó una inversión de 300 millones de euros para la construcción de tres nuevos edificios y el reemplazo de líneas de producción. Fuente: La Vanguardia de España