Iglesia de Texas donde se perpetró tiroteo será demolida

EE.UU.- La iglesia de Texas donde más de dos docenas de personas fueron asesinadas por un pistolero durante los servicios del domingo será demolida, dijo el pastor.

El pastor Frank Pomeroy les dijo a los líderes de la Convención Bautista del Sur a principios de esta semana que sería muy doloroso continuar usando la Primera Iglesia Bautista como lugar de culto.

Un portavoz nacional de los bautistas del sur dijo que Pomeroy discutió el plan con los principales ejecutivos de la denominación, quienes viajaron a la comunidad rural en una muestra de apoyo.

El portavoz, Sing Oldham, dijo que el pastor describió el edificio como “un recordatorio demasiado duro” de la masacre. Pomeroy expresó la esperanza de que él podría convertir el sitio en un monumento a los muertos y poner un nuevo edificio en la propiedad que posee la iglesia.

También se han derribado otros sitios de tiroteos masivos, incluida Sandy Hook Elementary en Newtown, Connecticut, donde un pistolero mató a 20 niños y seis adultos en diciembre de 2012. Se construyó una nueva escuela en otro lugar.

Una escuela de Amish de una habitación cerca de Lancaster, Pensilvania, fue derribada en 2006, 10 días después de que un hombre armado tomó como rehenes a niños y disparó y mató a cinco niñas de entre 6 y 13 años.

El sitio anterior de la escuela ahora es un potrero. Una escuela casi idéntica con una cerca de seguridad fue erigida y llamada New Hope School.

Las personas que asistieron a una vigilia por las víctimas del tiroteo en la iglesia de Texas dijeron que estaban allí para apoyar a sus vecinos en Sutherland Springs. Un hombre también describió sus sentimientos desde el tiroteo del domingo pasado como “vacío y entumecimiento”.

El miércoles, el vicepresidente Mike Pence se unió al gobernador de Texas, Greg Abbott, en una ceremonia en memoria por las víctimas del pistolero.

Pence le dijo a la multitud que el ataque fue el peor tiroteo masivo en una iglesia en la historia de Estados Unidos y llamó al pistolero “trastornado”.

“Lo que sea que animara el mal que descendía sobre esa pequeña iglesia, si el deseo del atacante era silenciar su testimonio de fe, fracasó”, agregó el vicepresidente.

El gobernador dijo que los texanos se reúnen en tiempos de crisis y tragedia. “Es lo que hacemos”, dijo Abbott. La gente en la multitud respondió: ‘amén’”. También declaró el domingo 12 de noviembre, un día de oración estatal.

Pence visitó a los feligreses heridos en un hospital de San Antonio y se encontró con familias de los muertos en Floresville, no lejos de Sutherland Springs. Fue de mesa en mesa en la biblioteca de una escuela secundaria tratando de consolar a los miembros de las devastadas familias.

“Todo el país está orando por ti”, le dijo a un hombre que perdió a su cuñada.

Él se detuvo para hablar con John Holcombe, cuya familia fue diezmada por el tiroteo. Holcombe, que sufrió heridas de metralla, perdió a su esposa Crystal, que estaba embarazada de su primer hijo. También fueron asesinados tres de sus hijos, sus padres, un hermano y una sobrina pequeña.

Pence abrazó a Evelyn Holcombe, de 7 años, quien sobrevivió al salir corriendo de la iglesia.

Previamente el miércoles, Pence dijo que el presidente Donald Trump había ordenado a las agencias federales que proporcionaran amplia ayuda para la investigación, incluidos 100 agentes del FBI en el lugar.

También el miércoles, el Departamento de Seguridad Pública de Texas publicó una lista oficial de los asesinados en el ataque. Ocho víctimas masculinas y 17 víctimas femeninas, quienes tenían edades comprendidas entre 1 y 77 años.

Ocho de los muertos fueron niños o adolescentes. El mayor de ellos tenía 16 años.

Las autoridades dijeron que los 26 muertos también incluyeron al bebé nonato de Crystal Holcombe. Todas las víctimas murieron en el lugar, a excepción de un niño que murió en el hospital.

Once personas permanecen hospitalizadas por las heridas que sufrieron en el ataque. Mundo Cristiano

Comments

comments

Noticias Relacionadas