Pablo Medina: Juan Guaidó, la piedra en el zapato de los negociadores de siempre

De la Junta Patriótica, Voz de la Resistencia a los militantes de los partidos políticos.

Pablo Medina Carrasco

Honorables compatriotas, noble pueblo que aspira y lucha por la libertad. 

Es propicio el momento de incertidumbre que dejó el 30 de abril para llamar las cosas por su nombre y asumir las responsabilidades y decisiones que demanda la anhelada libertad mientras sea posible. Aún estamos a tiempo, pero éste se agota y debemos actuar.

Todos deben saber que las circunstancias políticas les produjeron un gran revés a los tiranos, porque llegó el momento que le tocó recibir la Presidencia de la AN a quien no estaba previsto cuando acordaron sus planes al inicio del actual Parlamento, la calificación por su actuación la dejamos al pueblo y a la historia. 

Juan Guaidó se constituyó en la piedra en el zapato para estos políticos que negocian con el régimen de espaldas al pueblo y para los propios tiranos también.

Asumió como Presidente Encargado a pesar del desacuerdo de los partidos y sus representantes en la AN. El pueblo pudo observar las caras de asombro y contrariedad de los que lo acompañaban sentados de cada lado y que no acataron levantar la mano ni la juramentación. Allí comenzó un nuevo capítulo de la triste historia venezolana.

“Raudos y veloces” se van a la AN a aprobar una Ley para la Transición que impide a Juan Guaidó nombrar su gobierno y les otorga todas las funciones del Ejecutivo a la AN, la misma AN que teniendo una gran mayoría ofreció sacar a Maduro en seis meses haciendo la pantomima de buenos políticos; la que declaró el abandono del cargo de Maduro y no lo ejecutó, por el contrario siguieron  llamándolo Presidente; la que se negó a discutir la falta de partida de nacimiento de Maduro y su nacionalidad colombiana; la misma que se ha negado a cumplir con las aspiraciones y demandas de sus electores y solo promueve diálogo con los tiranos; la que ha pretendido desconocer al TSJ que ellos mismos nombraron antes de los acuerdos con el régimen; la que se negó a autorizar el enjuiciamiento de Maduro y la presión del pueblo los obligó; la que no defendió a los diputados indígenas y los disidentes; la que no discute la solicitud hecha por la fracción 16J sobre la implementación del artículo 187, en su ordinal 11; y la que solo promueve la corriente de opinión de no atacarlos ni denunciar sus tropelías porque producen la división que quiere el régimen. “Fariseos, son como sepulcros blanqueados”.

Está claro que la AN, a la que 14 millones de venezolanos elegimos para que acabaran con el oprobioso régimen del crimen organizado, que siempre usurpó el poder con elecciones fraudulentas y traiciones de miembros de la oposición, lo que hace es torpedear la esperanza del pueblo de salir de la esclavitud al impedir que el presidente Guaidó asuma el ejercicio efectivo de la Presidencia de la República.

Sumado a este oscuro proceder, esos parlamentarios y los usurpadores del poder pretenden sacar del juego a Guaidó de la manera siguiente:

Al evitar que Guaidó nombre su gabinete, es decir constituya su gobierno, como manda la Constitución, lo atan de manos y lo utilizan como sostenedor de la esperanza del pueblo para ganar tiempo para maniobras y desgastarlo ante el pueblo y el mundo.

La segunda jugada es apresar al Primer Vicepresidente de la AN dejando el camino libre para un alfil de conveniencia.

La tercera gran jugada es propiciar una acción de Guaidó que justifique, según las creencias y planes de los tiranos, encarcelarlo y que antes de esta jugada no haya ningún canciller que gestione ayudas internacionales tanto humanitarias como de apoyo militar, que no haya un Ministro de la Defensa que impulse cambios en la estructura militar, que les otorgue desde ya sueldos dignos a los militares, que organice a la disidencia militar que ha salido del país y la que está dentro de los cuarteles, que libere a los militares presos, etc., y que no haya nombrado un Vicepresidente de la República que pueda asumir la presidencia en una posible ausencia.

Si Guaidó es Presidente Encargado, ¿por qué no manda, por qué no dicta órdenes, por qué no ejerce acciones del Ejecutivo Nacional?

Si Guaidó ordena a Padrino entregar el cargo a otro militar y no cumple, estaría desobedeciendo la orden del presidente y su Comandante en Jefe reconocido por casi 60 países de los más importantes del mundo. Se constituiría el delito de insubordinación ante la vista de la Comunidad Internacional y habría más justificación para la solicitud de apoyo militar.

Se deben producir acciones que impulsen otras y salirnos del letargo vicioso e inducido por los usurpadores y sus cómplices pagados con el dinero de todos los venezolanos para llegar a nada, a que pase el tiempo y los tiranos busquen mayores fortalezas y se desanimen los gobiernos del mundo dispuestos a ayudarnos.

La cuarta gran jugada sería aceptar coronar al Segundo Vicepresidente de la AN, por no haber un vicepresidente de la República nombrado por Guaidó que asuma la conducción del Poder Ejecutivo y entonces los cubanos y rusos hasta podrían salir de Maduro, pero sin dejar el control y con caras nuevas que no se cuestionen, que les permitan seguir su saqueo.

Debemos decirle al Presidente Guaidó que hoy más que nunca está en peligro la paz de su Venezuela y su propia vida, por la miserable actitud interesada y caprichosa de los camaradas del madurismo de la AN, es decir de las élites de los partidos de espaldas a un pueblo que engañan y dejan morir.

Despierta Venezuela y levántate con la fuerza del huracán para que salven a todas las generaciones venideras de las garras ominosas de los criminales que mancillan nuestro suelo sagrado. Exige ayuda de las fuerzas militares del mundo, es tiempo de la verdad y la acción.

Pueblo de Venezuela, exijamos a Guaidó, que tiene buen corazón pero que está atrapado y sin margen de maniobra, nombrar su gobierno constituido por el vicepresidente y sus ministros, para que se justifique la lucha del pueblo a su lado apoyando las acciones del Ejecutivo que no se han hecho hasta ahora y que deben realizarse para fraguar la libertad.

La preeminencia de Guaidó es inconveniente para muchos políticos que se ven desplazados y sin futuro para robar, que es lo que han hecho en Venezuela. Alerta pueblo que el 23 de enero se abrió nuestro último camino y podemos perderlo, y con él nuestro última oportunidad de ser libres.

Dios bendiga a Venezuela.

Por la Junta Patriótica, voz de la Resistencia,

Pablo Medina Carrasco

@PABLOMEDINAML

pablommedinacarrasco@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *