La actitud de víctima

Dr. Renny Yagosesky
Ph.D en Psicología. 

Cualquiera con un poco de agudeza y de experiencia, puede notar con relativa facilidad, que estamos rodeados de personas que tienen dificultad para asumir la responsabilidad por sus decisiones y acciones. 

Eligen colocarse en una posición de víctimas, como si fuesen personas débiles, inermes, carentes de recursos o de capacidades para mejorarse, avanzar y lograr. 

Este esquema de funcionamiento puede tener un origen biológico, ser innato, pues algunos cerebros son más susceptibles a los estímulos y no responden con vigor a los eventos estresantes. Esto fue estudiado por Jerome Kagan, quien afirma que cerca de un 15% de los niños nacen con cerebros sensibles que los predisponen a la tensión y a la inhibición. También puede ser un patrón aprendido por imitación o por reforzamiento. Nos acostumbramos a apalancarnos en otros para sentirnos seguros y ahorrar esfuerzos. 

Como sea, la actitud de víctima niega los poderes personales. Él víctima se muestra incapaz aunque no lo sea, manipula, busca culpables y evita pagar el precio. Y como puede suponerse, quienes actúan de ese modo, pierden credibilidad y ganan rechazo.

Para trascender este esquema del “pobre de mi”, es necesario romper esas pautas de incapacidad y dependencia, así como dejar de dar lastima, para poder activar la dignidad y reconocer el propio poder. Así, como ha dicho el gran terapeuta Fritz Perls:”podremos levantarnos y caminar sobre nuestros propios pies.”

De manera que nos toca asumir la responsabilidad por la propia vida y tomar el control, para avanzar con una autoestima renovada hacia las metas, sin tener que estar manipulando a otros. Díganle que hay que hacer lo que sabemos que debemos hacer. Gracias por leerme. @DoctorRenny