“Los venezolanos arrancan”: ¡Conmovedora realidad!

Félix B. Sucre / Especial para El Globo News

Congestionado Aeropuerto Internacional de Maiquetía

El destino de un país petrolero es incierto para sus habitantes, principalmente para su juventud, que tiene derecho a una vida digna y segura, en la que pueda formarse y ejercer la actividad profesional o comercial que desee, tal como lo pudieron hacer sus padres. Esa es la razón por la que familias completas se han marchado del país, donde un partido como el PSUV gobierna.

Hay que señalar, a manera de ejemplo, que la Florida, cuenta con la presencia de más de 700 mil venezolanos que se vieron en la necesidad de emigrar buscando una vida mejor. ¿Cuántos más estarán preparándose para irse a EE.UU.? Allí se desarrollarán profesional y económicamente. Es el mismo caso de los que se han tenido que ir a República Dominicana, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador, Chile, Argentina, Canadá, España, Italia o Australia. En cada una de esas naciones siempre serán extranjeros, pero la misma circunstancia política que se vive en Venezuela los hizo tomar la decisión de emigrar.

El éxodo de venezolanos al exterior, principalmente a Estados Unidos, no puede ser visto como algo aislado o, por otra parte, como un deseo que surgió entre ellos de un día para otro; sería reduccionista asumirlo de esa manera. Lo cierto es que la crítica situación del aparato económico, que no puede generar empleos, junto con la inseguridad y la alta impunidad a la hora de aplicar justicia a la delincuencia criminal que asesina a mansalva, es otro motivo para entender las razones que han tenido para irse, corriendo el riego de enfrentarse a serios inconvenientes o tener que ser habitantes de la calle, como está sucediendo en Colombia. Muchos están viviendo de la caridad.

La crisis que ha obligado a miles a emigrar, aparte de la política y la económica, se debe a la indolencia de un gobierno que, además, muestra altos niveles de insensibilidad contra los que no están de su parte transitando con ellos los caminos hacia el aislamiento, reconociendo que sus medidas económicas son responsables de dicha crisis, la cual está obligando, hay que enfatizarlo, a que cientos de venezolanos sean vistos en los basureros buscando desperdicios para poder comer algo en el día, suerte que también corren sus pequeños hijos.

Saliendo hacia Colombia

Evidentemente, nada de eso le importa a la cúpula militar que tiene el control del aparato económico y financiero en Venezuela. Esa misma cúpula ha dado vida a una “nueva oligarquía”, poseedora de miles de millones de dólares. ¿Puede tener futuro un país con una clase política para la que es mejor importar y no producir? Venezuela, como país petrolero, no ha sabido aprovechar los precios de su principal producto de exportación, razón por la cual hoy muchos venezolanos buscan senderos fuera de su patria, siendo Estados Unidos el mejor destino, teniendo a la Florida como la zona de asiento para vivir y trabajar.

¿Será que los venezolanos pasarán a ser los nuevos balseros del continente? Aunque ya se conoce acerca de la detención por la Guardia Costera de balsas cargadas de venezolanos  llegando  a Curazao, Aruba o  Bonaire. ¿Cuántos serán tragados por el mar en procura de encontrar la orilla de playa que les garantice un lugar para vivir y mantener con dignidad a sus familias? Es posible que las autoridades de EE.UU., comenzando por el presidente Donald Trump, sigan recibiéndolos porque entienden las dificultades que hay en Venezuela.

Miles de venezolanos hoy lloran los hijos asesinados por la delincuencia, también es posible que mañana lloren por los familiares que, por atreverse a buscar una balsa para emigrar, mueran en alta mar, todo porque no tuvieron derecho a vivir en paz en su propio país debido a las líneas políticas de un gobierno que fue capaz de acabar con los sueños de jóvenes profesionales formados en distinguidas universidades. Por desgracia sus sueños están tronchados por una cúpula que prefiere el cierre de empresas que generan empleos y bienes. ¿Es que la caja del CLAP, con productos importados, es lo que hará grande a la patria de Simón Bolívar?

En Venezuela la juventud no tiene posibilidad de soñar, mucho menos de desarrollarse profesionalmente. Los pasaportes -si es que los consiguen-, serán las visas para alcanzar en la Florida o en cualquier otro lugar del mundo un sitio donde procurarse ingresos, porque el gobierno de Venezuela arrastra al abismo a sus ciudadanos, quienes solo pidieron tener derecho a la salud, el trabajo y la seguridad. ¿Es que una Asamblea Constituyente les dará lo que ellos tanto han exigido?

Más de 4 millones de personas (4.091.717) han emigrado, según un estudio de opinión hecho por la empresa Consultores 21 entre el 17 de noviembre y el 4 de diciembre de 2017. Casi un tercio (29%) de las familias venezolanas tiene al menos un familiar viviendo fuera de las fronteras nacionales y, en promedio, casi dos personas (1,97) han emigrado por familia nuclear (padre, madre, pareja, hijos o hermanos).

CLOSE
CLOSE