Presidente Duque confirma que fue dado de baja: “A alias ‘Guacho’ se le acabó la guachafita” (+Video)

El Globo News

“El día de hoy en una operación heroica del Ejército y la Policía… podemos confirmar que alias ‘Guacho’ cayó en una operación y que ha sido abatido por los héroes de Colombia”. Con esas palabras, el presidente de Colombia, Iván Duque, informó la muerte de Walter Patricio Arizala, jefe de las disidencias que se autodenomina frente Oliver Sinisterra, cerca de las 21:00 de este viernes 21 de diciembre del 2018.

“Le dije al pueblo ecuatoriano que el crimen de los tres periodistas no quedaría en la impunidad”, señaló Duque, en una breve conferencia de prensa. La muerte de ‘Guacho’ fue el resultado de operativos en Llorente, zona rural de Tumaco en Nariño en la mañana de este viernes. La Ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, aseguró en su cuenta de Twitter que la noticia “es de especial importancia para el Ecuador por tratarse del responsable del secuestro y asesinato de compatriotas”.

“Guacho” era uno de los criminales más buscados en Colombia y Ecuador al ser considerado un objetivo de alto valor, los gobiernos de los dos países ofrecen alrededor de US$ 280.000 por información que permitiera su ubicación. En el lugar de las operaciones se encontraron dos cuerpos que fueron trasladados a Tumaco en helicóptero para ser identificados. Las autoridades verificaron que los muertos son “Guacho” y su segundo, alias “Pitufo”.

Esta mañana el ministro de la Defensa, Guillermo Botero, dijo que el pasado 15 de septiembre “Guacho” se salvó de morir porque a pesar de haber sido impactado por un francotirador, lo salvó un chaleco blindado. A “Guacho” se le sindica del asesinato de cuatro infantes de marina en territorio ecuatoriano, (marzo de 2018), el secuestro y posterior asesinato de un equipo de prensa de EL COMERCIO (abril de 2018), el secuestro y posterior asesinato de una pareja de ecuatorianos (abril de 2018) y el asesinato de tres funcionarios del CTI (junio de 2018), entre otros crímenes.

De igual forma, se le acusa de enviar toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos, ya que es uno de los grandes proveedores del cartel de Sinaloa. Ante la confirmación de la muerte del disidente, los familiares del equipo de prensa secuestrado y posteriormente asesinado por el grupo de “Guacho” emitieron un comunicado en el cual enfatizaron que “ninguna muerte es motivo de celebración. Aunque reconocemos el trabajo realizado por las autoridades colombianas, es lamentable que quien se adjudicó el secuestro y asesinato de cinco personas haya sido abatido en lugar de que lo hayan capturado con vida. Con su fallecimiento mueren también las posibilidades de acceder a la información que poseía no solo sobre lo que ocurrió con Paúl, Javier y Efraín, sino también con Óscar Villacís y Katty Velasco, y sobre los vínculos entre las organizaciones narcodelictivas y la institucionalidad ecuatoriana”. Fuente: El Comercio de Perú / Foto: Cortesía