Super Bowl 2019 empañada por polémica de “la rodilla en tierra” una vez más (+Video)

El Globo News

Cada año la Super Bowl reúne a más de 100 millones de personas frente al televisor, en el que es el mayor prime time de la televisión del país. Por emitir un anuncio en la CBS durante la edición de 2015 se pagaron más de cuatro millones de dólares. Este año famosos como Cardi B, Sarah Jessica Parker, Michael Bublé o Steve Carrell, entre otros, pondrán su rostro a las diferentes marcas que se promocionarán.

Pero esta edición viene marcada en rojo por una polémica que afecta al Halftime Show, la actuación de uno o varios artistas que tiene lugar en el descanso. En los últimos años han participado, entre otros, Lady Gaga, Beyoncé, Katy Perry, Bruno Mars, Prince o Red Hot Chilli Peppers. Este año, tras meses de rumores, la NFL anunció la actuación de la banda liderada por Adam Levine, Maroon 5, y del rapero Travis Scott.

La disputa viene de lejos, en concreto desde septiembre de 2016. Era el último partido de pretemporada y Colin Kaepernick, entonces mariscal de campo de los San Francisco 49ers, permaneció sentado durante la ceremonia del himno nacional que tiene lugar antes de cada partido. Posteriormente cambió el gesto y se arrodilló, en una imagen que dio la vuelta al mundo y en la que se le unieron varios colegas de profesión como su entonces compañero de equipo Eric Reid, ahora jugador de los Carolina Panthers.

Lo que fue visto por ciertos sectores del conservadurismo, y por el presidente Donald Trump, como una afrenta nacional y a las fuerzas armadas, fue desmentido por el jugador. Kaepernick dijo que respetaba a su país pero quería luchar por los derechos de los afroamericanos, después de que en las semanas anteriores varios miembros de esta comunidad muriesen a manos de la policía. Solución: la NFL comenzó a multar a los jugadores que imitasen el gesto de Kaepernick y este perdió su puesto en el equipo californiano y no ha vuelto a ser fichado por ningún otro club desde entonces.

Kaepernick entró en un proceso judicial con la liga, a la que acusa de haberlo apartado por motivos políticos. Y los jugadores parecen estar de su lado, al menos en privado. En una encuesta anónima realizada por The Athletic a 85 jugadores de la NFL, el 95% de ellos opina que Kaepernick tiene calidad para formar parte de la plantilla de cualquier equipo de la competición, a pesar de llevar dos temporadas inactivo. El 20% de ellos le vería incluso como titular de los Jacksonville Jaguars, por delante de Blake Bortles.

Por este motivo, figuras importantes del mundo del espectáculo han liderado un boicot al Halftime Show: Rihanna, Jay-Z, Pink o Nicky Minaj se han negado a actuar. La humorista Amy Schumer, una de las inductoras de la protesta, ha pedido a Maroon 5 que renuncie a actuar y que se coloque en el “lado bueno de la historia”.

El caso de Travis Scott es aún más controvertido. Tras recibir las críticas de los raperos Meek Mill y Common, el artista declaró que solo había accedido a firmar una vez que la NFL se comprometió a participar con él en una donación de 500.000 dólares a Dream Corps, una organización que se define como motor de la justicia social.

A partir de aquí las versiones varían. Lo que se sabe con certeza es que Scott contactó por vía telefónica con Kaepernick antes de que la NFL anunciase su participación, pero a la hora de valorar el tono de la conversación, los entornos del jugador y del cantante difieren drásticamente. Para terminar de complicar las cosas, el rapero ha dejado abierta la posibilidad de pedir matrimonio a su pareja, Kyle Jenner, durante la actuación. Habrá que estar atento al concierto y esperar a ver si, de una forma u otra, Scott hinca la rodilla. Fuente: El País de España / Foto: Cortesía