Advierte médico que lo atiende: “Salud del diputado venezolano Requesens está en riesgo”

El Globo News

El doctor Ricardo Alonso, médico del diputado de la Asamblea Nacional, Juan Requesens, advirtió que la salud del parlamentario está en riesgo al no recibir el tratamiento que necesita como paciente bariátrico con síndrome metabólico y problemas de tensión e insulina.

“El diputado Requesens es un paciente bariátrico y necesita una alimentación y una medicación adecuada a su condición. Estos pacientes no se realizan la cirugía bariátrica por estética, sino que son enfermos que padecen de obesidad y esto produce una serie de trastornos metabólicos”, declaró el especialista este viernes 24 de agosto.

Requesens se encuentra privado de libertad en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en el Helicoide, tras ser acusado de participar en el atentado fallido contra el presidente Nicolás Maduro el pasado 4 de agosto.

La Fiscalía le imputa ocho delitos al político opositor entre los que destaca homicidio calificado en grado de frustración contra el jefe de Estado.

Alonso señaló que el parlamentario es un paciente inmunocomprometido “sus defensas van bajando a medida que va adelgazando”.

“La salud de los pacientes bariátricos se deteriora muy rápido y en cuestión de meses si el paciente no es bien tratado puede fallecer”, sentenció acompañado de la familia del diputado.

Precisó que el dirigente de Primero Justicia debe comer cinco veces al día, pues su estómago es muy pequeño, tomar suplementos vitamínicos a diario y tabletas nutricionales con proteínas y recibir sol por lo menos 20 minutos dos veces al día.

Tampoco puede ingerir drogas ni a alcohol. “Ustedes vieron en un video el estado del diputado Requesens, quien fue intoxicado por su torturadores con claros síntomas de estar bajo el efecto de la escopolamina. Con cualquier dosis pequeña de cualquier cosa, estos pacientes se deterioran”, afirmó Alonso.

La defensa del diputado denunció que no pudo ingresar al Sebin y su familia suma 17 días sin verlo. Fuente: Efecto Cocuyo / Foto: Cortesía