¡Almagro en Miami!

Por Pedro Mena
Especial para El Globo de Miami

Con mucha emoción la recién constituida alianza Coalición Internacional por Venezuela, liberalizada   por mi amigo y hermano Pablo Medina y otros destacados compatriotas del sur de Florida, han logrado el compromiso del embajador Luis Almagro, de asistir a un encuentro con los venezolanos este sábado 20 de enero a las 10 am en nuestro sitio insignia El Arepazo 2. en la ciudad DORAL de Miami.

Es un gran logro tenerlo entre nosotros, parte importante del exilio político venezolano, a los fines de promocionar y desarrollar la idea de fortalecer la creación de los campamentos de ayuda humanitaria en Colombia y Brasil como un instrumento real de asistencia al vertiginoso éxodo de compatriotas a esos países hermanos.

Son varias las organizaciones comunitarias, políticas y sociales que auspician este evento y personalidades independientes que la respaldan con fervor patriótico Presagiamos un éxito total a esta importante iniciativa, a pesar de los detractores y críticos de turno, a los cuales siempre estemos acostumbrado, en la polémica colonia venezolana de Miami.

La visita de Luis Almagro, Secretario General de la OEA, en momentos críticos y tristes por el grave sufrimiento general del pueblo venezolano, debe servirnos para reconstruir los puentes de una verdadera Unidad Nacional, solidaria, afectiva y efectiva en su acción contra la dictadura militar castro comunista del país.

Basta ya de peleas y divisiones necias que sólo profundizan el abismo y la separación entre sectores opositores, construyendo palmo a palmo nuestra aplastante derrota y la pérdida definitiva de la esperanza y confianza popular popular en un  futuro con cambio real.

Almagro, es un uruguayo con corazón venezolano, producto del trasplante emocional y decidido de apoyar con creces el rescate de la libertad y la democracia en nuestro país, este hermano corajudo y valiente merece escuchar las notas del! ¡Gloria al Bravo Pueblo! El canto nacional que nos une frente a la adversidad actual y que nos permite reconocer su solidaridad personificada y permanente.

Debemos fortalecer las exigencias de una sola voz, unísona y fuerte para lograr la aprobación de la decisión política que nos permita la acción práctica de la ayuda humanitaria para nuestro sufrido pueblo.

Como también alcanzar la acción práctica, para obtener la decisión política necesaria, dirigida a salvar a tiempo a nuestra patria Venezuela de su entrega final a sus depredadores del totalitarismo comunista internacional.

Que el encuentro con Almagro sea la apertura de un nuevo capítulo feliz y unitario en el exterior, en nuestra lucha común, por conquistar la victoria final y definitiva de nuestra democracia.

¡Unidos a Dios y a las causas nobles del pueblo venezolano, lo lograremos juntos!!!