Aumentan casos de malaria en Venezuela por escasez de medicamentos

El Globo News

La malaria, enfermedad potencialmente mortal transmitida por mosquitos del género Anopheles, ha repuntado en el territorio venezolano, y esta vez con un agravante: no hay medicinas para su tratamiento.

Según Ana Carvajal, infectóloga y miembro de la Red Defendamos la Epidemiología, da cuenta de un incremento de 184.225 casos autóctonos para los primeros siete meses de 2017, lo que representa un aumento del 63,1% con respecto al período homólogo del 2016 (112.932 casos).

La patología, que tradicionalmente había estado confinada a los estados limítrofes como Bolívar, llegó a las ciudades principales del país. En tal sentido, Carvajal explicó que en Caracas los casos son importados, es decir los mosquitos vienen de otras regiones,  tales como Amazonas, Sucre, Delta Amacuro, entre otras.

Revelan que según los datos obtenidos en estos primeros meses del año hasta la semana epidemiológica N° 9 (que corresponde del 26 de febrero al 4 de marzo de 2017), el número de casos nuevos, autóctonos, notificados fue de 61.737 casos: un aumento de 66,18%, al comparar con el lapso equivalente de 2016 (n. 37.150 casos). El número de casos nuevos, autóctonos, en la semana epidemiológica N• 9 fue de 4.748 casos.

Además, se identificaron 345 casos importados, acumulados hasta la misma fecha, provenientes, principalmente, de Guyana, Colombia y Brasil. Esta situación, señaló, se debe a que la mayoría de los ciudadanos viene a las ciudades principales en busca de medicamentos, por lo que existe un aumento de los casos. Una de las cifras que más preocupa a los especialistas es el aumento de los casos en el estado Miranda, pues se han acumulado 520 episodios en 26 semanas.

La malaria en la frontera también ha causado varios casos exportados a los países vecinos.  En Guyana 589 casos  de la enfermedad son importados de Venezuela. La enfermedad, cuyos primeros síntomas son fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos, ha sido erradicada en seis países de los 21 que se registran en el continente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Kennia Espinoza