Biden se propone duplicar el salario mínimo de los estadounidenses

elglobonews.com

WASHINGTON. – Duplicar el salario mínimo para sacar a millones de estadounidenses de la pobreza es la ambiciosa propuesta de Joe Biden, la cual ya está en el escritorio de los legisladores. Esta podría resultar en una revolución social para los más pobres de Estados Unidos, un país con flagrantes disparidades socioeconómicas.

“Incluso antes de la pandemia, el salario mínimo federal de 7,25 dólares (por hora) era económica y moralmente indefendible”, dijo el legislador demócrata por Virginia Bobby Scott al presentar el proyecto de ley.

Esto no ha cambiado ni un ápice desde el 24 de julio de 2009. Aunque muy popular entre la población -incluso en las filas de los republicanos- y apoyada durante más de una década por los sindicatos, la iniciativa ha chocado con la oposición de los republicanos bajo la presión de los lobbies de las empresas que rechazan los costes adicionales.

La Economía de Estados Unidos sufrió la peor caída desde Segunda Guerra Mundial y con una contracción de 3,5% en 2020, las perspectivas son ‘altamente inciertas’.

“Este no es un ideal radical”, dijo Bernie Sanders, excandidato presidencial progresista que calificó los 7,25 de dólares como salarios de hambre.

“En el país más rico del mundo, cuando trabajas 40 horas a la semana, no debes vivir en la pobreza”, insistió el senador por Vermont que impulsa el proyecto y espera convencer a los escépticos.

La crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus afecta principalmente a las pequeñas empresas, especialmente en el sector gastronómico y servicios.

Por tanto, estas no ven con buenos ojos esta propuesta incluida en el gigantesco plan de rescate de 1.900 millones de dólares. El vicepresidente de la Federación Nacional de Restaurantes (NRA), Sean Kennedy, ha dado una nueva bienvenida al proyecto, especialmente porque entiende la obligación de pagar este salario mínimo en su totalidad, independientemente de las propinas impuestas a los clientes.

Estos permiten a los jefes pagar a los empleados solo dos o tres dólares cuando estas famosas “propinas” llenan el hueco de los 7,25 dólares. Esta medida “supondrá costes insuperables” para muchos establecimientos que no tendrán más remedio que despedir a más empleados o cerrar definitivamente, pronostica Kennedy.

Por su parte, la nueva secretaria del Tesoro, Janet Yellen, señala que aumentar el salario mínimo sacará de la pobreza a decenas de millones de estadounidenses y creará oportunidades para innumerables pequeñas empresas en todo el país.  Fuente externa

Foto externa cortesía