Buena alimentación de bajo presupuesto

Nohelia Rojas

Especial para Elglobonews.com 

Nuestro cuerpo requiere de diferentes nutrientes para poder llevar a cabo numerosos procesos que tienen como finalidad la realización de una buena restauración celular para el mantenimiento de una buena salud.

Es por ello que resulta muy beneficioso ingerir muchos alimentos tratando de realizar toda una variedad de combinaciones que nos ayuden a obtener una mejor nutrición con excelentes niveles de absorción.

Hay muchos productos alimenticios que pueden ser fácilmente sustituidos por otros sin perder la calidad de una buena alimentación y, de paso, es posible poder ahorrar dinero y sorprender a tu familia en la mesa con toda una gama de alimentos diferentes y muy nutritivos.

  • La pasta, el arroz y el pan se pueden cambiar por papa, ocumo, yuca, ñame u otros tubérculos como acompañantes en las diferentes comidas, ya que son una buena fuente de energía.
  • La arepa (tortilla de maíz) con el agregado de vegetales rallados como remolacha, espinaca o avena son más nutritivas.
  • Al comer proteínas, como carne de res o granos, trate de consumir conjuntamente alimentos como la naranja, que son ricos en vitamina C, ya que esto incrementa la absorción de hierro.
  • En lugar de ingerir bebidas gaseosas, alcohólicas o jugos azucarados, consuma agua y coma una ración de frutas. Esto evitará el uso de azúcar refinada, aumentará el aporte de fibra y de antioxidantes que mejoran la salud y retardan el envejecimiento.
  • Se deben comprar las frutas y vegetales en época de cosecha. Es mejor para la salud y el bolsillo.
  • Cada vez que vaya a comprar alimentos, elija por lo menos uno nuevo, es decir verduras, vegetales o frutas que usted no haya probado antes. Esto ayudará a su paladar a percibir nuevos sabores que ampliarán su gama de opciones.
  • El aceite se debe calentar sin dejarlo humear y no reutilizar más de 3 veces.
  • Los sobrantes de las preparaciones se pueden aprovechar para hacer nuevos platos como: tortillas, arroz guisado o croquetas.
  • Reutilizar el agua donde se cocinan los vegetales y agregarla a las sopas, purés, arroz y hasta a la masa de las arepas, aumenta su valor nutritivo.
  • Cuando tenga que comer en el trabajo, lleve comida preparada de la casa.
  • Comer en familia por lo menos una vez al día estrecha vínculos de afecto y permite la formación de adecuados hábitos alimentarios, en especial cuando se viven situaciones difíciles dentro del círculo familiar.
Nohelía Rojas, médico cirujano, Magister en Nutrición en formación, dedicada a la Diabetología. Ivesnut Instituto adscrito a la Universidad de Carabobo

Foto: Cortesía