Caracas: Fueron exhumados los restos del doctor José Gregorio Hernández

El Globo News/

CARACAS. – Cientos de venezolanos siguieron de cerca este lunes la exhumación de los restos del doctor José Gregorio Hernández, un laico que se convertirá en beato de la Iglesia católica y al que sus compatriotas le piden “milagros” por su salud.

La exhumación se celebró justo el día del 156 aniversario del nacimiento del todavía venerable, una doble celebración que transcurrió en privado, en el centro de Caracas, para evitar los contagios por Covid-19, sin poder evitar que la feligresía se apretujara a las afueras de la iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria con tanta fe como necesidades.

Un requisito del vaticano

Bajo la supervisión del cardenal venezolano Baltazar Porras, fueron exhumados los restos del “médico de los pobres” de su tumba en la céntrica iglesia a donde llegaron en 1975, tras una primera exhumación del Cementerio General Sur, también en Caracas, donde fue enterrado inicialmente hace 101 años.

La exhumación, dijo Porras, es, además de un requisito del Vaticano para la verificación de la identidad, un proceso que terminará el sábado y que acabará con la distribución de fragmentos de huesos, consideradas reliquias de primer nivel, a cada diócesis y arquidiócesis del país y otras a Roma.

El ritual, difundido en medios de comunicación y redes sociales, acaparó la atención del país y generó comentarios de los diversos sectores de la vida nacional, quienes resaltaron la “humildad” y la “vocación de servicio” del futuro beato.

Un médico para el dolor

“Vengo aquí a pedirle al doctor José Gregorio Hernández por mi salud, porque tengo seis hernias en la columna, me siento muy mal, muy dolorida, por mis hijos, toda mi familia”, dice a Efe Hilda Moreno, de 71 años, a las afueras del templo en el que el “médico de los pobres” lleva enterrado desde 1975 tras una primera exhumación.

La caraqueña, que dice estar “sobreviviendo” en medio de la crisis económica nacional, requiere medicamentos para sus dolencias, pero un solo calmante, explica, cuesta mucho más de lo que devenga como pensionada y por eso toma infusiones que ella misma se prepara.

Como confiesa la devota del médico, espera estar viva para presenciar su beatificación, ya aprobada por el papa Francisco y que se prevé ocurra después de la Semana Santa de 2021. Fuente externa

Foto cortesía

A %d blogueros les gusta esto: