Cifras alarmantes de inseguridad en Venezuela

Aida Salazar /

El Globo News –

La inseguridad que se vive en Venezuela es uno de los principales problemas que aqueja a la población. Las cifras semanales de muertos en las principales ciudades del país, así como las interminables noticias de secuestros, robos, hurtos, violaciones y decenas de delitos, son parte de la vida cotidiana de los venezolanos.

Un informe presentado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal (CCSPJP) de México señala a 7 ciudades venezolanas entre las 50 más peligrosas del mundo. Caracas, Maturín, Ciudad Guayana, Valencia, Barquisimeto, Cumaná y Gran Barcelona (Barcelona-Puerto La Cruz), tienen los mayores índices de criminalidad no solo en Venezuela, sino a nivel mundial.

Precisamente estos índices de violencia han sido el motivo por el cual muchos venezolanos han dejado su país, en busca  de un lugar más seguro donde poder vivir en paz sin el temor de ser asaltado, secuestrado y en el peor de los casos asesinado.

Informe de las Naciones Unidas

Según el estudio elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), Venezuela experimentó entre 1991 y 2017 «el incremento más dramático» de muertes violentas de toda América, al pasar de 13 a 56,8 homicidios por cada 100.000 habitantes. Caracas registró 122 muertes por cada 100.000 habitantes, multiplicando por más de dos las cifras de homicidios a nivel nacional.

El riesgo de morir asesinado en Venezuela es excepcionalmente alto para los varones de entre 15 y 29 años. La tasa de homicidios para esta franja de la población fue de 200 por cada 100.000 habitantes, revela el informe.

La situación en Venezuela en lo que a muertes violentas se refiere es similar a la de otros países de Latinoamérica como Brasil y México. «Tienen una de las tasas de homicidios más altas del mundo, y todos se han visto afectados por la inestabilidad social y económica en las décadas recientes», puntualiza el informe.

Inseguridad en el transporte público

El transporte público en Venezuela no escapa a esta espiral de violencia que afecta a la población en general. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia los robos a chóferes y usuarios del transporte público, así como el  secuestro de unidades, lesiones y hasta homicidios son los delitos más usuales.

Hay que destacar que la mayoría de estos hechos no son denunciados ante las autoridades debido a la impunidad y el temor a represalias que existe en el gremio del transporte.

Otro problema es la existencia de grupos al margen de la ley que se imponen especialmente en los barrios, lo cual ha afectado el trabajo de los transportistas. Conductores y pasajeros se exponen con frecuencia al secuestro de las unidades que son utilizadas como carros fúnebres y ambulancias para llevar heridos por enfrentamientos entre bandas. Los conductores tienen que acceder  ante el temor de ser asesinados si se niegan a colaborar.

Megabandas delictivas

Las llamadas «zonas de paz» promovidas por el gobierno de Nicolás Maduro en lugar de enfrentar y controlar a los grupos delictivos promovió la aparición de megabandas que mantienen azotadas a las principales barriadas de la ciudad de Caracas.  

La Cota 905, El Cementerio y El Valle están bajo el dominio de estos poderosos grupos delictivos que cometen secuestros, homicidios, extorsiones, robo de vehículos y tráfico de drogas. Según expertos, las integran entre 50 y 150 personas, que tienen control hasta en dos estados, y poseen un arsenal de armas largas, cortas, granadas y mecanismos de comunicación.

Los venezolanos se encuentran en un callejón sin salida, la delincuencia desbordada amenaza con tomar el control de las principales ciudades, mientras que las   autoridades de turno no hacen nada para enfrentar  y poner fin a esta difícil situación.

Foto: referencial.