Cobro de pensiones se ha convertido en un vía crucis para adultos mayores de Venezuela

El Globo News

Poco efectivo y pago en billetes de baja denominación son las quejas más comunes que presentan los pensionados cada vez que van a cobrar su beneficio por vejez. Gerentes de instituciones bancarias argumentan que la poca disponibilidad de efectivo depende del BCV.

El pago de la pensión se ha convertido en un vía crucis para muchos adultos mayores, pues estos argumentan que durante los dos últimos meses han tenido que recurrir en más de una ocasión a las entidades bancarias, tanto públicas como privadas, para poder retirar completamente dicho beneficio que normalmente les cancela el Estado los días 20 de cada mes.

Desde el 1 de julio de este año el ingreso de los pensionados se ubicó en Bs. 126 mil 790,3 que se distribuyen en Bs. 97.531 –monto equivalente al salario mínimo–,  además de un bono especial de guerra económica de Bs. 29.259,3. Según cifras del Gobierno, más de 90% de los adultos mayores en Venezuela reciben el beneficio de la pensión, unas 3,3 millones de personas.

Hace dos semanas la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban) publicó en Twitter una circular enviada a las instituciones financieras donde se insta, entre otras cosas, a no limitar la cantidad de retiro de efectivo a los adultos mayores pensionados, jubilados y personas con discapacidad.

En marzo del 2016 el Parlamento venezolano aprobó la Ley de Bono de Alimentación para Jubilados y Pensionados, dicha norma “cumplía los parámetros de constitucionalidad”, según indicó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en la sentencia número 327; sin embargo, el ente judicial refirió que “su entrada en vigencia está supeditada al cumplimiento, por parte de la Asamblea Nacional, del extremo necesario relativo a la viabilidad económica».

En el 2011 el entonces presidente de la República, Hugo Chávez, creó la Gran Misión en Amor Mayor para darles el beneficio de la pensión a las personas de la tercera edad que trabajaron y que no pudieron cotizar en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

El 13 de diciembre de ese mismo año, entró en vigencia la ley que regula la referida misión donde se estableció el pago de las pensiones para las mujeres a partir de los 55 años y de los hombres desde los 60 años. La norma, además, reflejó que el beneficio es para venezolanos o extranjeros con residencia legal en el país durante los últimos diez años. El Universal, Caracas.