Cómo mejorar tu Navidad

Dr. Renny Yagosesky / El Globo News

MIAMI.- La fiesta de la Navidad es una antigua celebración con incontables seguidores y múltiples significados. Para muchos, se trata de un encuentro religioso con rituales inspiradores y educativos, mientras que para otros es un tiempo de alegría, unión y esperanza. Lo que tienen una visión una visión más pragmática, ven la Navidad como una brecha aprovechable para los buenos negocios. Y quienes buscan alejarse del trabajo y tomarse un descanso, el finde año es un momento ideal.

Lo cierto es que, entre vacaciones, compras, música, los fuegos artificiales, comida típica, descanso, encuentro, reconciliación y espiritualidad, transcurren estos días cuando se vive en condiciones más o menos normales.

Sin embargo, en esta circunstancia inusual de pandemia decretada, el temor, la enfermedad, las vacunas, las cuarentenas y los fallecimientos, han marchitado las tradiciones que nos maravillaban

Hemos padecido incontables frustraciones, debido a cambios indeseados que nos han obligado a alterar nuestras rutinas. Ante esto, debemos decidir si entregamos a otros el timón de nuestras emociones o si vamos a afrontar de manera inteligente, adulta y creativa toda esta peculiar situación.

Si nos dejamos llevar por la corriente, podríamos cerrar el año entre insatisfacción, excesos, nostalgias y conflictos, pues para la mayoría, estos días detonan emociones intensas.

Por fortuna podemos aprender a ver la navidad como un espacio para la reflexión, la revisión y la toma de mejores decisiones, teniendo presente que, como decía Og Mandino: “esto también pasará”.

Para apoyarte a sacar mejor provecho de estos días, te recomiendo:

  • Tener claro que los significados de las fechas y las situaciones los colocamos nosotros.
  • Asumir la celebración desde la moderación y no desde el exceso.
  • Entender que todo pasa, sea agradable o desagradable.
  • Agradecer lo bueno genera más satisfacción que quejarnos.
  • Agregar conscientemente paz, aceptación, fe y alegría a nuestros días.
  • Pensar en el futuro, positivamente.
  • Aceptar lo que no se puede cambiar.

Queda en cada persona determinar el tipo de Navidad que desea vivir, a pesar de los eventos imprevistos y las circunstancias limitantes. Como bien decía Víktor Frankl: “cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

El Dr. Renny Yagosesky
Es PhD y MSc en Psicología
conferencista y Escritor