¿Cómo romper los círculos viciosos?

Dr. Renny Yagosesky

La regla de la vida es el cambio. A pesar de nuestras resistencias, todo se mueve y cambia constantemente. De manera que cuando el mundo cambia y la conducta permanece rígida, aparecen el estrés y las crisis, debido a nuestra resistencia a cambiar con los acontecimientos, a fluir, adaptarnos y cambiar. Con frecuencia ese modo resistente de comportamiento se hace hábito y nos perjudica, y se configura lo que suele conocerse como “círculo vicioso”.

Defino círculo vicioso de conducta, como un esquema o patrón de comportamiento fijo, caracterizado por la repetición de conductas que tienen resultados perjudiciales predecibles, la presencia de excusas que sostienen la conducta problemática, y una clara resistencia de esa conducta a ser modificada.

Estos “círculos viciosos”, o conductas limitadoras repetidas tienden a aparecer o producirse en contextos de gran importancia como las relaciones de pareja y familia, y en el ambiente laboral, por lo que terminan afectando nuestro normal funcionamiento o nuestra capacidad para adaptarnos a la sociedad y al mundo, y a sus cambios permanentes

Hay muchos ejemplos de conductas circulares o círculos viciosos de comportamiento. En su libro «Los Envidiosos», Francesco Alberoni hace referencia a esto cuando señala que el envidioso se encuentra atrapado entre el malestar que le produce el éxito de otro, y la necesidad de mantenerse informado sobre lo que dicha persona hace y logra. De esa manera, ni puede dejar de enterarse ni puede dejar de sufrir. Este es un ejemplo clásico de clásico de círculo vicioso.

Otro ejemplo de conducta circular es lo que se denomina «la profecía auto-cumplida». Según este concepto, una persona lograr sin saberlo el resultado que temía. Un ejemplo de esto se puede ver cuando alguien que se siente poco atractivo, anticipa que será rechazado si se atreve a abordar a otra persona por la cual se siente atraída. Este prejuicio le lleva a acercarse de manera predispuesta y tensa, y a emitir conductas erráticas, lo cual es percibido por la persona abordada quien al percibir incomodidad y disonancia, actúa de manera aversiva, con rechazo,  lo que confirma el prejuicio de rechazo y mantiene el círculo del error y el malestar.

En muchos casos la presencia de personas configuran un «juego psicológico complementario» que hace más compleja la situación por cuanto la persona recibe se emiten conductas que se complementarias. El triángulo de víctima, victimario y salvador, sería es un ejemplo de este segundo caso de complementariedad.

Los círculos viciosos también son denominados en Psicología como Akrasias o Conductas Neuróticas, pues son formas de autosabotaje que se podrían superar pero se mantienen.

Para comprender y resolver los círculos viciosos de comportamiento, hay que reconocerlos, detectar los factores y personas que están dentro de ese círculo. Se deben tomar decisiones y descubrir las «cadenas de conductas» que lo configuran, para ir tomando pequeñas acciones de cambio. Además, hace falta detectar las recompensas ocultas, lo que obtenemos de esos comportamientos cíclicos, que les dan perpetuidad. Un aspecto importante es acabar con las excusas que nos damos para mantener el problema, así como con las posposiciones que solo contribuyen a prolongar la agonía.

Casi siempre los círculos viciosos se rompen cuando se descubre que detrás de una acción repetida y compulsiva, se encuentra otra que se está tratando de evitar. Por ejemplo, muchas personas consideradas “tímidas”, solo intentan evitar ser rechazadas. Tienen la repetida costumbre de evadir las relaciones para evitar los rechazos que suponen podrían ocurrirles.

También, algunas personas no se divorcian porque en la relación actual otro produce el dinero, y divorciarse los obligaría a tener que trabajar más y producir dinero. Hay quienes no retoman sus estudios, porque tendrían que hacer un esfuerzo mayor diario.

En cada círculo vicioso esconde un esfuerzo o un cambio que no se ha asumido con responsabilidad. A veces el círculo vicioso se rompe, cuando cambiamos de relaciones o de ambiente, pues ya no hay quien apoye o refuerce las conductas autosaboteadoras.

En el proceso terapéutico para superar los círculos viciosos, se incluyen prácticas de consciencia como: La autoobservación, el autoanálisis, la visualización de los cambios como ya realizados, el discernimiento lógico y realista para desmontar las excusas, y la práctica concentrada de cambios pequeños y sostenidos (Kaizen) pues ya sabemos que el cerebro acepta con poca resistencia los cambios pequeños. Es posible cambiar y romper los círculos viciosos si hay la intención, la disciplina y la voluntad de repetir la conducta deseada hasta que se convierte en hábito.  Gracias por leerme. Twitter: @doctorrenny

El Dr. Renny Yagosesky es Ph.D y MSc. en Psicología Lic. En Comunicación Social y autor de 6 libros de Superación Personal.

@doctorrenny

www.drrenny.com.ve

Un comentario en “¿Cómo romper los círculos viciosos?

  • el 29 mayo, 2019 a las 6:12 pm
    Permalink

    QUE DECIR DE ESTE MUCHACHO RENNY YAGOSESKY A QUIEN ORIENTE EN ALGUN MOMENTO COMO ESTUDIANTE DE LOCUCION. BRILLANTE PROFESIONAL. DE UNA CONSTANCIA DE SUPERACION ENVIDIABLE. CABALLERO FUERA DE SERIE. DIOS LE DE LARGA VIDA…Y LLENA DE EXITOS

Los comentarios están cerrados.