Como trabajar en casa y no enfermarse en el intento

El Globo News/

Dr. Vicencio Pérez MD/
Cardiólogo

Te puedo decir que a esta altura de la pandemia a nivel mundial la curva del número de personas con algún grado de afectación de su salud física o mental al estar trabajando en casa va en ascenso.

No porque el trabajar en casa sea dañino para la salud. La afectación se produce por una razón muy sencilla. Fue un cambio de estilo de vida abrupto, repentino y sin tiempo para generar mecanismos adaptativos en la población general.

Aquellos días de estar en tu lugar relacionándote con tu equipo de trabajo se convirtieron en videollamadas mientras nos quedamos en casa realizando nuestro trabajo.

Generacionalmente es algo inédito

El cambio repentino nos conduce a modificar el hábito de no salir a nuestro sitio de trabajo sino quedarte en casa donde ahora debes crear un espacio propio para realizarlo, un horario y una interrelación con los otros miembros del grupo familiar (hijos, padres, hermanos, según sea el caso).

Debes además vincularte con la tecnología y medios digitales a usar en casa (programas, computadoras, internet, etc)

Todo esto genera de, inicio, una sensación de incertidumbre. Esta a su vez produce ansiedad, miedo, temores que debemos resolver.

Fíjate entonces que es tu salud mental y emocional la que se torna vulnerable en un mayor o menor grado según desarrolles tus capacidades adaptativas.

Por ejemplo, la incertidumbre y todas las consecuencias que se derivan de ella pueden ser neutralizadas con la certeza, la seguridad de que si puedes salir adelante con esos nuevos retos que solo representarían peldaños para hacerte crecer y lograr llegar a tus anheladas metas.

En la mayoría de las veces, de forma sutil, esta carga emocional se puede reflejar a nivel corporal, es decir somatizamos el estrés.

A veces se adoptan posturas corporales incorrectas

En líneas muy generales este sería el cuadro de afectación mental/ emocional.

Pero también, todo esto ha llevado a muchos profesionales a presentar directamente trastornos en su salud corporal.

Fíjate, de acuerdo a mi experiencia, he visto dos áreas fundamentales de alteraciones de la salud.

En primer lugar, se puede apreciar la afectación del sistema musculo-esquelético.

Con mucha frecuencia se están viendo dolores y tensiones musculares en cuello, espalda, hombros y cintura provocado por adoptar posturas corporales incorrectas.

Estas se originan cuando la jornada laboral en casa se realiza en la cama o en un sofá.

Es recomendable, para evitar esto, buscar un área cómoda en el hogar, mantener el tronco en posición vertical y además tomar periodos de descanso cada cierto tiempo para así relajar el cuerpo.

La otra área a considerar es lo relacionado al sedentarismo, la relativa inactividad física al cambiar el hábito de trabajar en casa.

En ese sentido tenemos que enfrentar otra pandemia, el sobrepeso.

Sobre este tema no me voy a extender mucho ya que en artículos anteriores he desarrollado esta temática con todos sus detalles. Solo me gustaría recordarte que el sobrepeso es un factor más de riesgo cardiovascular que se debe combatir.

El insomnio es otro elemento a considerar. El no salir a trabajar, disminuir así tu actividad física, disminuye la quema de calorías, llegando ya en la noche con menos cansancio físico que de manera natural te induzca al sueño.

Si esto se asocia a ansiedad o angustia la combinación será letal.

Es oportuno recordar también que el no dormir bien altera tu sistema inmunológico, podría provocarte trastornos cognitivos expresados en falta de concentración y alteraciones en tus ciclos hormonales normales que podrían hacerte aumentar de peso.

Y, por último, es también frecuente encontrar alteraciones en el sistema digestivo.

En ese sentido el Canadian Journal of Gastroenterology ha publicado que esta falta de ejercicio comprime los órganos del cuerpo disminuyendo así el flujo sanguíneo produciendo enfermedades inflamatorias del colon, digestión lenta, acidez estomacal, gases, etc.

Fíjate entonces que no es el trabajar en casa, teletrabajo o trabajo a distancia el problema.

Quien genera toda esta problemática de salud eres tú al no seguir las recomendaciones higiénico-dietéticas, al no realizar ejercicio y al desarrollar mecanismos adaptativos bien sea por ti mismo o con ayuda profesional.

De hacerlo, realizaras un trabajo en casa con mayor eficiencia y productividad y con una mejor salud y calidad de vida.

Me gustaría saber de tus comentarios sobre el tema.

Vicencio Pérez MD/ cardiólogo clínico.

Whatsapp +5844143202357

Instagram @vicencio01

A %d blogueros les gusta esto: