Congreso de Brasil discutió el trámite de la denuncia contra Temer

Kennia Espinoza / El Globo.

La Cámara baja comenzó a debatir ayer el trámite que será seguido con la nueva denuncia por corrupción contra el presidente brasileño, Michel Temer, quien busca un nuevo abogado tras la renuncia de su defensor por un “conflicto de intereses”.

Los cargos por supuesta obstrucción a la Justicia y asociación ilícita que la Fiscalía formuló contra Temer llegaron a la Cámara de Diputados desde la Corte Suprema, que por normas constitucionales necesita el aval parlamentario para decidir si la denuncia procede, reseñó Efe.

El primer paso del engorroso trámite de esa acusación será en la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara baja, que tendrá un plazo de hasta 15 sesiones para analizar el caso, escuchar a la defensa de Temer y elaborar un informe para remitir al pleno.

El presidente de esa comisión, Rodrigo Pacheco, anunció hoy que pretende convocar la primera sesión para el próximo martes, cuando deberá ser elegido el diputado que actuará como instructor, un cargo clave pues será responsable por la redacción del informe.

El abogado Antonio Claudio Mariz, quien actuó hasta ahora en su defensa, anunció que dejará el caso por haber trabajado para uno de los acusadores.

Pacheco, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el propio Temer, aseguró que, pese al carácter político del trámite, no aceptará “presiones” y propondrá un diputado con un “perfil técnico” para evitar dudas en el proceso y garantizar tanto el análisis “jurídico” de los cargos como el derecho a la defensa.

Temer fue acusado por la Fiscalía General por supuestos delitos de obstrucción a la justicia y asociación ilícita, sobre la base de unos testimonios prestados por los dueños del grupo JBS en el marco de un acuerdo de cooperación judicial.

La Fiscalía se apoyó además en testimonios dados por Funaro, quien también señaló al presidente de corrupción, aunque la mayor parte de sus acusaciones se refieren a hechos ocurridos antes del 12 de mayo del año pasado, cuando comenzó el juicio político que llevó a la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff.