Congreso de EEUU aprobó reforma fiscal de Trump

El Globo

El Congreso de Estados Unidos dio ayer su visto bueno a la bajada masiva de impuestos promovida por el presidente, Donald Trump, aunque su aprobación definitiva tendrá que esperar unas horas ya que el voto de la Cámara de Representantes quedó invalidado por tecnicismos.

El Senado aprobó el proyecto de madrugada con 51 votos a favor (todos republicanos) y 48 en contra, todos los demócratas. El plan de los republicanos era aprobar este martes el proyecto de reforma fiscal en el Congreso para que Trump pudiese hoy ratificarlo con su firma en un acto en la Casa Blanca.

A primera hora de la tarde, la Cámara de Representantes aprobó con 227 votos a favor (todos republicanos) y 203 en contra (los demócratas y 12 votos conservadores) el texto que habían acordado en proceso de conciliación los republicanos de ambas cámaras. Se trata de la mayor bajada impositiva desde la que promovió en 1986 el expresidente Ronald Reagan.

El texto fundamentalmente está dirigido a recortar impuestos a las grandes rentas y las empresas, reduciendo de forma significativa los aportes al fisco para las compañías de un 35 % a un 21 %, mientras que genera siete horquillas de pago fiscal para los individuos. Además, según el cálculo de la Oficina independiente de Presupuesto del Congreso (CBO), la reforma que impulsan los republicanos sumará 1,45 billones al déficit nacional.

El proyecto de ley, que se votará en las próximas horas, no deroga el impuesto al patrimonio o el impuesto mínimo alternativo para individuos, ambos objetivos a largo plazo para los republicanos, pero sí aumenta las cantidades de la exención.

Entre los aspectos más controvertidos, más allá de la reducción impositiva a las rentas más altas, la legislación deroga también la obligación de tener un seguro médico de la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama a partir de 2019, y permite por primera vez las prospecciones de gas y petróleo Ártico.

La presumible aprobación de la reforma fiscal de aquí a unas horas supondrá el primer éxito legislativo de Trump, que lleva meses presionando a los congresistas republicanos tras varios sonados fracasos, como la derogación fallida de Obamacare. Miamidiario.