El boxeo en tiempos de crisis

René Fuentes

El Globo News/

Como seguidores del boxeo por varias décadas, anhelamos aquellos tiempos cuando América Latina era potencia con púgiles de México, Puerto Rico, Panamá, Argentina, Colombia, Venezuela, República Dominicana, Nicaragua y Brasil, que deslumbraban con sus carteleras, en épocas cuando el pugilismo se manejaba con un criterio más real y ajustado a los intereses de la fanaticada.

Pero desafortunadamente se impuso, para su declive, la avaricia económica de los dirigentes y la proliferación de los organismos que avalan este deporte, lo que ha traído consigo la presencia de varios campeones mundiales en cada división, además de sus interinos, convirtiendo al boxeo en un “relajo” sin precedentes.

Carlos Monzón (argentino) marcó una época como campeón

Hoy, miembros de casi todas las “organizaciones” fungen a través de terceros como manejadores. Es aquí cuando se pactan peleas desiguales para ir aceleradamente creándoles récords inconsistentes e incluirlos en el ranking de una versión cualquiera, hasta llevarlos a peleas titulares decepcionantes.

Sabemos que esta práctica no es nueva, pero desde tiempos recientes se ha incrementado descaradamente, al punto de que ahora escasean las empresas y verdaderos promotores boxísticos como existieron en los años cincuenta, sesenta, setenta y ochenta, como:  Cuco Conde (Cuba), “Tito” Lecture (Argentina), “Pepito” Cordero (Pto. Rico), “Rafito” Cedeño y Ramiro Machado (Venezuela), “Tuto” Zabala (cubano), Carlos Eleta (panameño) y otros que en su momento fueron duramente cuestionados, pero no podemos negar que le dieron proyección y sustento al pugilismo latinoamericano.

 Vale destacar que los maracuchos, “Rafito” Cedeño y Ramiro Machado, han sido los promotores más importantes del boxeo a través de sus empresas: Promociones Internacionales Rafito Cedeño y Ramacor, Espectáculos Deportivos, respectivamente.

Promotores: “Rafito Cedeño y Ramiro Machado

Ahora se crean comisiones fantasmas en cada país para elegir directivas de los denominados “consejo”, “organización”, “federación”, que son los que marcan las pautas en combinación con algunos representantes de boxeadores que cuidan celosamente a cada pupilo. Por ello proliferan los combates mediocres o poco atractivos.

BOXEO AMATEUR

Naturalmente, lo que ocurre en el profesional incide en el amateurismo, porque las nuevas generaciones son fácil “presa” de los mercaderes y explotadores de oficio. Por lo tanto, cualquier pugilista aficionado que reúna características medianamente relevantes es blanco de oscuras negociaciones que conducen a la merma de esta actividad, porque las contrataciones o pases al profesional se producen prematuramente en la generalidad de los casos.

A todas estas, creemos que el boxeo fue atrapado por las redes de los entes y personajes que solo buscan lucrarse, olvidando la calidad y realce del espectáculo.

Hemos seguido al boxeo por muchos años, desde los tiempos cuando los combates paralizaban pueblos y ciudades. Eran los años de los llenos hasta el “copete” del Luna Park de Buenos Aires, del Nuevo Circo de Caracas, del Gimnasio Neco de la Guardia o el Gimnasio Nuevo Panamá, del Palacio de los Deportes o el Estadio Quisqueya de Santo Domingo, del Estadio Hiram Bithorn de San Juan o del majestuoso Estadio Azteca en Ciudad de México. Eran los años de los ídolos que subían al entarimado a darlo todo ante los vítores de miles de personas que abarrotaban las localidades.

José Ángel “mantequilla” Nápoles (cubano-mexicano) excelente boxeo y mucha calidad. Ostentó el título mundial wélter

Han transcurrido muchos años y permanecen entre nuestros recuerdos más gratos las hazañas de figuras que marcaron épocas brillantes, como: Gerardo González “Kid Gavilán”, Ultiminio Ramos, José “Mantequilla” Nápoles, José Legrá, Vicente Saldívar, Rubén “El Púas” Olivares, Carlos Zárate, Salvador Sánchez, Julio César Chávez, Ismael Laguna, Roberto “Mano E’ Piedra” Durán, Eusebio Pedroza, Hilario Zapata, Carlos Ortiz, Wilfredo Gómez, Wilfredo Benítez, Héctor “El Macho” Camacho, Pascual Pérez, Nocolino “El Intocable” Loche, óscar “Ringo” Bonavena, Carlos Monzón, Carlos “Morocho” Hernández, Betulio González, Luis “Lumumba” Estaba, Alexis Argüello, Rodrigo “Rocky” Valdez, Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, Éder Jofre, Carlos “Teo” Cruz, Juan Guzmán y “Leo” Cruz, entre otros inolvidables del pugilismo en Latinoamérica.

MUJERES BOXEADORAS

En los últimos años ha tomado fuerza la participación de la mujer pugilista en casi todos los países, y hoy se ven campeonas por aquí y por allá, tan activas y espectaculares como en los mejores tiempos de esta disciplina.

Mujeres en el ring… ¿la salvación del boxeo?

Ellas muestran sobre el cuadrilátero una técnica y valentía que despierta expectativas ante los aficionados como jamás lo imaginamos, porque conceptualmente el boxeo por lo difícil y sacrificado que resulta para un ser eminentemente mas fuerte físicamente como el hombre, era utópico pensar que las féminas pudieran calzarse unos guantes y caerse a trompadas con otra. Pero es así, y surgen estrellas que son vistas como la salvación del boxeo universal; aunque la creciente popularidad conduce igualmente a los malos manejos que va en detrimento de un deporte, que con ellas, luce más apasionante.

¿RESURGIMIENTO?

Mientras existan tantos organismos rectores con múltiples campeones por división y con los dirigentes involucrándose en la firma de púgiles, dudamos del resurgimiento de este deporte.

Así no se interesan los patrocinadores o empresas que contribuyan a darle una conducción más justa y apropiada, esa gente que tiene la capacidad para poner en ejecución estrategias promocionales para hacerlo más eficiente, donde las partes sientan que hay gerencia, como ocurre con otros deportes de masas.

En este aspecto, creemos que los medios de comunicación también deben analizar lo que ocurre, con el propósito de mejorar la calidad de cada evento y que el boxeo como espectáculo vuelva a ocupar un sitial de preferencia para satisfacción de la inmensa afición que aún existe; así como nuevas figuras, mujeres y hombres, que aparecen en el firmamento boxístico despuntando y animando a la afición que aspira ver espectáculos de calidad, como en otros tiempos, cuando se movían multitudes.

Grafica principal: Julio Cesar Chávez (mexicano) y  Roberto “Mano E’ Piedra” Durán (panameño), ídolos de siempre

A %d blogueros les gusta esto: