¡Cuidado! El coronavirus puede romper tu corazón

El Globo News/

Dr. Vicencio Pérez MD. Cardiólogo venezolano

Este virus, no es definitivamente cualquier virus. Es evidente que el SARS CoV-2 es más infeccioso que sus predecesores. Las personas pueden trasmitirlo aun estando asintomáticos. Es decir, circulan con una alta carga viral sin saberlo, pero contaminando un elevado número de personas.

De allí lo difícil que le ha sido a la ciencia médica, a más de 4 meses del inicio de la pandemia, el contar con una combinación de fármacos o una vacuna que neutralice el virus en las etapas más precoces de la enfermedad y de esa forma evitar la propagación con su carga mortal.

La única medicina que tenemos por ahora (julio 2020) es la PREVENCION.

Lavarse las manos, usar tapabocas y acatar todas las medidas de distanciamiento social implementadas por las autoridades de salud de cada región.

Serían los tres pilares fundamentales de esta conducta preventiva que frene al virus.

De estas, el distanciamiento social implica evitar al máximo el número de personas contactadas en la calle, guardar una distancia con la persona en la calle igual o mayor a dos pies y guardar además el tiempo establecido para la cuarentena en casa.

Aquí, justamente, se inicia otro problema médico. El permanecer confinado cumpliendo un tiempo de cuarentena obligatoria, ha provocado en la población general una “herida emocional “como resultado del largo periodo de cuarentena. Herida con secuelas a corto y mediano plazo. En este sentido, investigadores del Reino Unido han publicado recientemente un trabajo donde recomiendan sopesar los beneficios epidemiológicos orientados a aplanar la curva de contagio frente a la afectación emocional en la población sometida al confinamiento.

Ya se habla de Estrés postraumático (TEPT). Este es una afectación sobre la salud mental que algunas personas desarrollan tras experimentar situaciones traumáticas o peligrosas como es el caso de toda esta calamidad a nivel mundial provocado por la pandemia sumado al número importante de fallecidos por la misma.

En razón de estas alteraciones en la salud mental de la población (miedo, ansiedad, depresión, estrés) que genera el miedo a contaminarse por un lado y el estar encerrado por otro, estamos viendo ya lo que se conoce como: SÍNDROME DE CORAZON ROTO. Se conoce también como MIOCARDIOPATIA POR  STRESS, MIOCARDIOPATIA DE TAKOTSUBO o SINDROME DE ABOMBAMIENTO APICAL DEL CORAZON.

La persona estresada presenta de repente un intenso dolor en el pecho, acompañado de dificultad para respirar, sudoración profusa con sensación de muerte inminente. Se presenta igual a un infarto al miocardio. Este cuadro clínico se caracteriza porque afecta la punta del corazón deformándola. Esto impide la función normal de bomba que tiene el corazón.

Lo importante es que todo el cuadro es transitorio. Las arterias coronarias están normales. Al tratar los síntomas médicamente la afección cardiaca revierte a la normalidad en días o semanas. Según las investigaciones, el cuadro es el resultado a una importante descarga de hormonas del estrés como la adrenalina dañando así el corazón. En el contexto de esta pandemia hemos visto esta enfermedad cardiaca en todas las edades, pero con mayor incidencia en mujeres en edad posmenopáusicas.

Afortunadamente, como lo explique, con tratamiento médico evolucionan bien. Hay un menor número de pacientes que se complican con falla cardiaca, edema agudo de pulmón y presión baja.

¿Cuáles serían las recomendaciones?

  1. Acatar los criterios de prevención citados anteriormente.
  2. Cuidar nuestra salud mental desechando todo miedo, temor y preocupación. De ser necesario, buscar apoyo profesional para sobrellevar con éxito esta difícil situación pero que con seguridad pronto saldremos de esto.

Dr. Vicencio Pérez MD/ cardiólogo clínico. Whatsapp +584143202357 Instagram @vicencio01

A %d blogueros les gusta esto: