Dave Beckham cumplió el sueño de tener su propio equipo de fútbol

El Globo News/

MIAMI. -David Beckham soñó en grande como jugador de fútbol y sigue haciéndolo después de colgar las botas en agosto de 2016, tras haber conseguido convertirse en estrella mundial a lo largo de sus dos décadas como futbolista profesional.

Hacer realidad el último de ellos -un equipo de Miami en la liga más importante del fútbol estadounidense- le ha costado seis años, pero Beckham está acostumbrado como deportista de élite a no dar un partido por perdido y a conocer el valor de la perseverancia, según el diario El País.

La semana pasada el ex jugador, reconvertido en empresario, se fotografiaba en el Al Lang Stadium, un antiguo estadio de béisbol de Miami, con capacidad para 20.000 personas. Lo hizo para mostrar el lugar en el que el próximo mes debutará su equipo, el Inter Miami, en la MLS, la Major League Soccer, la creciente y exitosa liga de fútbol de Estados Unidos y Canadá.

Beckham es el mayor accionista del Inter Miami

¿Su equipo? Pues sí, así como suena, un equipo que puede llamar suyo no porque el británico juegue en sus filas sino porque es su mayor accionista y el responsable de su parte deportiva. Una actividad en la que en 2018 aseguró que se implicará “en un 120%”.

“Pasaré mucho tiempo aquí. Amo esta ciudad”, dijo el ex jugador en referencia a Miami.

Una afirmación que no se va a quedar en simple declaración de intenciones a tenor de los movimientos inmobiliarios que ha realizado la familia Beckham, que el pasado mes de octubre adquirió un apartamento valorado en 40 millones de euros en la ciudad. Es uno de los últimos edificios diseñados por Zaha Hadid, la primera mujer que en 2004 consiguió el premio Pritzker.

Inter Miami se estrenó contra el Filadelfia

El pasado sábado el Inter Miami se estrenó en un partido amistoso contra el Filadelfia Unión, una puesta a punto antes del primer enfrentamiento serio contra Los Ángeles FC el próximo domingo 1 de marzo, mes en el que comienza la temporada en la MLS.

Al margen de la satisfacción personal que supone para Beckham haber conseguido un objetivo tan complicado que en algún momento le hizo pensar en tirar la toalla, esta actividad también marca la madurez del astro del fútbol y la dirección empresarial que ha dado a su vida después de dejar de ser jugador.

Foto cortesía

A %d blogueros les gusta esto: