Duelo no resuelto

El Globo News –

Gunter Lorenzo MA. Psicólogo Clínico –

No aceptar la pérdida de un ser querido, una mascota, un empleo, una relación, la desvinculación de un empleo, la pérdida de un teléfono, etc., casi cualquier cosa puede producir en nosotros ese sentimiento de pérdida y de desesperanza de que las cosas no tienen solución.

Es necesario y sano pasar por el duelo y sus diferentes etapas, esto da a la persona las herramientas para afrontar la vida y seguir adelante frente a los procesos fortuitos que nos afectan.

Se dice que hay duelo no resuelto cuando después de un tiempo prudente como lo es de 6 a 18 meses no se acepta la pérdida del ser querido y se actúa como si estuviera en vida, cuando hay congelación en una de las etapas del duelo, también  guardar posesiones, artículos, prendas y habitaciones que se conservan intactas como si el fallecido fuera a regresar, si no se logra la aceptación se está en esta condición de duelo no resuelto.

A continuación, describo las 5 etapas que son: negación, ira, negociación, depresión, aceptación.

Etapa de negación, es un mecanismo de defensa que usamos el negar la realidad como una manera de amortiguar el golpe aun, la negación ayuda en la transición de la noticia y asimilación de la realidad en la que vivimos, esto nos desestabiliza emocional, física y social mente.

La negación no debe ser mantenida de manera permanente, ya que choca con nuestra realidad y aun no aceptamos lo ocurrido, terminamos abandonando la etapa.

La ira, sentir rabia y resentimiento son partes de la frustración, es como saber que ha ocurrido una pérdida y que humanamente no podemos hacer nada para remediarlo, existe la posibilidad de que en algunos casos las personas vemos la muerte como una decisión, por eso se busca un culpable, por lo que se puede caer en conductas disruptivas como parte de ese cuadro de ira.

La sensación de enfado que sentimos puede ser proyectada en cualquier dirección, desde una persona, hasta una motocicleta en la que se vio involucrado el ser querido y como consecuencia de esto le echamos la culpa al objeto.

La negociación, que puede darse en algunos momentos antes del fallecimiento como una manera paliativa de lidiar con lo inminente que es la muerte, esto se da con personas que tienen seres queridos en estados de agonía, llegamos incluso a fantasear con la idea de revertir el proceso de gravedad haciendo cosas, hasta el punto de intentar negociar con entidades divinas o sobrenaturales para que la muerte no ocurra a cambio de cambiar estilos de vida, etc., las llamadas promesas.

Etapa de la depresión, que no es la misma depresión que se considera trastorno, más bien es un estado de ánimo con síntomas parecidos, nos embarga una sensación de vacío, tristeza y un estado que produce en nosotros una crisis existencial, al considerar que la muerte llegó y que no podemos revertir lo ocurrido, pudiéramos perder interés en incentivos que nos ayuden a seguir viviendo, en este momento hay que aprender dos cosas, que el ser querido se ha ido y que hay que vivir con su ausencia, como parte de este estado el cansancio, el desgaste, las malas noches, y la falta de motivación para concebir una idea son remotas, por el estado de melancolía y tristeza profunda.

Aceptación, es una etapa interesante donde se aprende a seguir viviendo y donde se acepta la realidad de que la persona no está, cuando esto se entiende es un buen indicador de que nuestro espíritu de superación está bien, esta etapa se da porque el dolor de la perdida va extinguiéndose hasta el punto en el que volvemos a la realidad de seguir viviendo.

¿Cuándo ocurre un duelo no resuelto? Cuando sin querer nos quedamos en una de las etapas más críticas del duelo, como por ejemplo la negación o la depresión, entonces ahí es donde las personas deben buscar ayuda profesional.

Para preguntas y más información puede seguirme a través de Twitter como @gunterlorenzo muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: