El ascenso electoral de Petro inquieta a los cuarteles en Colombia

El Globo News (Miami Dade)

BOGOTÁ. – Gustavo Petro, que combatió al Estado hasta inicios de los años noventa, es el favorito en las encuestas para ganar en las presidenciales del 29 de mayo, aunque no le alcanzarían los votos para evitar un balotaje.

De imponerse en las urnas, sería la primera vez que un exguerrillero dirija las fuerzas armadas de un país en conflicto, gobernado históricamente por élites conservadoras y liberales, y sin el pasado de golpes militares que atraviesa el continente, reseña El Espectador.

Su ascenso inquieta a los cuarteles. Desde el presidente hasta el ministro de Defensa, pasando por el comandante del ejército, enfilaron contra Petro. Y aunque la Constitución les impide votar y deliberar, rara vez los hombres en armas habían intervenido tan abiertamente en una campaña, según observan analistas.

Petro, de 62 años, militó en el M-19, una guerrilla nacionalista que firmó la paz en 1990, antes de irse exiliado un tiempo a Europa y regresar a su país para convertirse en legislador y luego en alcalde de Bogotá (2012-2015).

Un sector de los uniformados lo perciben con “cierto recelo y temor”, apunta el coronel retirado José Marulanda, presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados (ACORE). “Sentimos que tiene un resentimiento muy claro en contra de los militares y policías, que fueron los que le dieron de baja en combate a sus compañeros del M-19”, sostiene.

El antiguo enemigo de las tropas podría ser el comandante en jefe de 228.000 militares y 172.000 policías. Sumados, componen las fuerzas armadas más numerosas del continente después de las de Brasil. Estados Unidos ha destinado millonarios recursos en su instrucción y equipamiento contra el narcotráfico y los grupos rebeldes. Foto cortesía