El cáncer es reversible

Humberto Rojas Rodríguez
Investigador
www.luzalacrisisdelplaneta.org

La naturaleza es equilibrio, por eso, la vida es equilibrio, y lo busca instintivamente mientras exista; equilibrio es salud plena; en la naturaleza no existe la enfermedad, la pérdida de salud, es fruto de la civilización.

Se entorpecen las funciones, como efecto directo o indirecto del choque entre la naturaleza de la vida y la naturaleza de la civilización (lo natural – lo artificial); allí nacen: las enfermedades psíquicas, funcionales y físicas.

Existen los ciclos de la vida, que son ciclos de energía: en donde se eleva y desciende. La energía en un ciclo de vida es natural ( la juventud – la madurez – la vejez); pero también, se puede dar la pérdida de funciones prematuramente cuando la actividad mental y/o física descienden; al disminuir las funciones, disminuyen los fluidos, al cesar los  fluidos, desaparece la vida;  si disminuyen los fluidos, disminuye la vida y se da un principio de “cáncer”, cuando se inicia o se da descomposición de los tejidos y órganos; pero, si se cambian las condiciones  de vida, de artificiales a naturales, desaparece la causa psíquica y física, regenerando así,  los tejidos  – las funciones – la salud y la vida.

Nos preguntamos: ¿es reversible el cáncer? Sí, ¿cómo?: con actividad mental y física, bien orientadas (naturales); cambio de medio (cambio de condiciones de vida).

La ciencia, la tecnología y la academia, disponen de todos los recursos, lo único que no pueden hacer es: reemplazar la voluntad, la cultura del paciente y, la cultura de la civilización, donde nace la enfermedad.

Las enfermedades psíquicas, requieren de tratamientos especializados (psiquiátricos), estas enfermedades, son un fenómeno que nació y se desarrolló, simultáneo a la civilización; así las cosas, es necesario redireccionar la cultura de la civilización: una obra de conocimiento, que lleve a la racionalidad, a un estadio al cual, la humanidad no ha llegado… pero puede llegar. La crisis general extrema, nos llevará allá; se requiere, obrar prematuramente con la máxima antelación; el gran conducto para ese cambio de cultura, es la juventud y el sistema educativo global; unos objetivos e ideales comunes – humanos, y de allí, brotará unidad humana; unidad que permite direccionar la voluntad humana, siempre y cuando, los ideales y objetivos, beneficien a cada uno y a todos los habitantes; esto, arroja unidad.

Con la fuerza generada por la unidad, es posible, plenamente, superar el peso de la cultura actual, que es poderosa.