EL “HOT DOG” Y SU LUGAR EN LA GASTRONOMÍA DE EE.UU.

  • Su origen se remonta a la década de 1860 en la ciudad de Nueva York.
  • El hot dog se vende en los estadios de béisbol desde 1906 /

Aida Salazar / El Globo News /

MIAMI. – Si hay una comida que representa a Estados Unidos es el sencillo pero delicioso “hot dog”.

Esas salchichas se venden en los partidos de béisbol, se asan a la parrilla en las barbacoas y están disponibles en las tiendas de autoservicio de todo el país.

De hecho, esta comida arquetípica de Estados Unidos se originó cuando el país comenzó en la reunificación posterior a la Guerra Civil de la década de 1860. Desde ahí forjaron su nueva identidad.

Hoy se pueden encontrar estos bocadillos de salchicha en todo el país, pero la casa emblemática del perro caliente está en el paseo marítimo de Coney Island, en Nueva York.

La historia del hot dog está muy ligada a la ciudad de Nueva York

El parque de atracciones de Brooklyn, ubicado junto a la playa, está lleno de atracciones, juegos mecánicos y restaurantes que han servido a los trabajadores neoyorquinos durante más de un siglo.

En una esquina se pueden ver bañistas bajo letreros altos y blancos con el nombre “Nathan’s Famous” que se enorgullecen en anunciar las salchichas estilo Frankfurt conocidas desde 1916.

Sin embargo, a solo dos cuadras de distancia, otro letrero de una pequeña tienda justo al lado de la histórica montaña rusa Cyclone dice “Feltman’s de Coney Island: el hot dog original de 1867”.

Según Michael Quinn, un nativo de Brooklyn e historiador de Coney Island, fue un inmigrante alemán llamadoCharles L. Feltman el que sirvió hot dogs en este lugar antes de que se concibiera a Nathan.

Antes de ser “hot dog”

Feltman llegó a Estados Unidos en 1856 y como muchos inmigrantes alemanes de la época trajo consigo una afición por las salchichas estilo Frankfurt comunes en su tierra natal.

Al ser un experimentado panadero, Feltman abrió una panadería en Brooklyn en 1865 y se ganó la vida entregando tartas a los negocios de Coney Island, con ayuda de un carrito en el que también vendía almejas.

A fines de la década de 1860, cuando el recién inaugurado tren de Coney Island y Brooklyn trajo a muchas más personas a la costa desde Manhattan, los clientes le dijeron a Feltman que querían comida caliente, no almejas frías, según cuenta Richard F. Snow, exeditor de la revista American Heritage.

Así que, en 1867, Feltman pidió que le adaptaran un brasero a la medida para cocinar salchichas y una caja de metal para calentar el pan en su carrito.

Ese verano, cuando gran parte de la nación se estaba recuperando de la Guerra Civil, Feltman vendió casi 4.000 salchichas “Coney Island red hots” montadas en su exclusivo bollo largo.

El término “hot dog” aún no se escucharía por algunos años, pero la versión estadounidense de Feltman en la playa de la especialidad alemana resultó ser todo un éxito.

¿Quién dio a conocer el hot dog?

El responsable de llevar el perrito caliente a las cumbres del éxito fue un vendedor de bocadillos y refrescos neoyorquino llamado Harry Stevens, que había obtenido licencia exclusiva para vender comida preparada durante la celebración de los partidos de fútbol americano y de béisbol en Nueva York, hacia el año 1906.

Stevens andaba por las gradas pregonando su mercancía al grito de: “Pida su perrito caliente”.

A partir del verano de aquel año un dibujante de la cadena de periódicos Hearst llamado Ted Dorgan, que presenciaba un partido de béisbol en Nueva York se fijó en el vendedor de perritos calientes, en sus gritos para vender el producto y en el nombre de las salchichas y diseñó rápidamente el primer esbozo del producto: un perrito dachshound dentro de un panecillo untado con mostaza.

Como no era capaz en aquel momento de deletrear la palabra dachshound se limitó a escribir a pie de dibujo: Get your hot dog. El dibujito, distribuido por la prensa asociada, hizo gracia, y de aquella manera se generalizó el nombre.

Evolución del hot dog

Tan popular se hizo que todo en el mundo se empezó a fabricar este tipo de salchicha, lo que supuso una enorme variedad de formas y tamaños, de grosor e incluso da salsas que debían acompañarla.

Entonces se sintió la necesidad de determinar a qué producto convenía asignar el nombre de hot dog y se legisló su tamaño y su circunstancia. De hecho, existe incluso el día nacional del “Hot dog”.

Se llamaría así al panecillo largo y sazonado con salsa de mostaza cuya salchicha midiera exactamente quince centímetros y cuarto por dos centímetros y medio de diámetro. La mostaza ha sido compañera inseparable de esta suculencia gastronómica, desde sus inicios hasta hoy en día.

La próxima vez acudas al estadio a ver un partido de beisbol y disfrutes de un hot dog sabrás de donde viene este bocadillo que se ha ganado un lugar importante en la gastronomía de Estados Unidos. Fotos cortesía