El pan de jamón compañero infaltable en la cena Navideña de los venezolanos

Aida Salazar/

El Globo News

En cualquier parte del mundo que un venezolano celebre la Navidad estará presente en su cena de Nochebuena el pan de jamón, compañero infaltable en las fiestas decembrinas.

Junto a las hallacas, el pernil y la ensalada de gallina el pan de jamón forma parte de la tradicional cena Navideña en los hogares de Venezuela, y ahora de quienes están lejos de su tierra.

¿Pero de dónde viene la tradición de comer pan de jamón en Nochebuena?

La receta del pan de jamón es atribuida a Gustavo Ramella, propietario de una panadería ubicada en las esquinas de Marcos Parra y Solís en el centro de Caracas en diciembre de 1905.

Aparentemente, en aquel entonces sólo llevaba jamón como relleno. Su rápida aceptación entre los comensales caraqueños motivó que otras famosas panaderías de la capital venezolana, como las de Montalbán y Banchs lo incorporaran a su oferta, añadiéndole este último uvas pasas.

Ya para los años 1920 en la Caracas de los techos rojos, había variedades de pan con otros ingredientes tales como almendras, aceitunas, nueces y alcaparras.  

Posteriormente, gracias a su atractivo y calidad, su consumo se fue expandiendo por todo el territorio nacional, muy especialmente durante las festividades navideñas, y hoy por hoy el pan de jamón es el acompañante ideal de la Cena de Hallacas.

¿Cómo reconocer un buen pan de jamón?

Aunque los ingredientes básicos son masa de harina de trigo, jamón, pasas y aceitunas, las versiones y las formas de preparación son variadísimas. Pero… ¿cuáles son, a simple vista, las claves de un buen pan de jamón?

Luis Alejandro Marcano, chef y especialista en creación de menús, enumeró 6 claves de un buen pan de jamón.

Por fuera

1. Mirar que tenga pequeños huequitos de tenedor o de cuchillo a lo largo del pan. Es importante porque es lo que permite que todo el vapor del relleno salga y el pan quede bien cocido.

2. Los bordes del pan deben de estar abiertos porque el vapor también sale por allí. Debe verse un poco el jamón y no tener rastro de líquido quemado (cosa que ocurre cuando ponen exceso de melado de papelón).

3. El glaseado debe estar color marrón madera y no quemado. El color pardo le da una costra un poco dulzona, crocante y firme, pero no amarga.

Por dentro 

4. El equilibrio entre la masa y el jamón debe ser mitad y mitad. Cualquier desajuste en esta proporción hace que el sabor sea distinto, dice Luis Alejandro.

 5. En la miga deben verse pequeños huequitos, conocidos por los panaderos como alvéolos de la miga. Los hoyitos revelan que la masa ha sido bien cocida.

6. Las aceitunas deben estar en el centro y las pasas en todo el giro del pan. El jamón del relleno debe estar bien enrollado.

 Cada cual tiene sus preferencias particulares en lo que se refiere a pan de jamón. A Luis Alejandro le encanta que el melao de papelón cubra todo lo largo del pan, incluidas las puntas, para darle más consistencia al punto dulce.

Parece simple, pero hacer un buen pan de jamón y reconocerlo es como una ciencia que cada uno de los venezolanos tenemos en nuestro corazón. Sólo entre pecho y espalda se sabe cuándo hay un pan bueno y uno malo, resume Luis Alejandro.

El pan de jamón al igual que las hallacas se ha internacionalizado, ha cruzado las fronteras no solo de Venezuela, sino de América. En Europa al igual que en Estados Unidos dónde residen venezolanos estará presente el pan de jamón en la cena navideña.

Un chef francés que recientemente publicó la receta del pan de jamón preguntaba a un amigo venezolano ¿chamo cómo quedó? A lo que éste respondió ta’ bueno, en señal de aceptación.

Aquí en Miami los venezolanos residenciados en Doral pueden degustar esta noche del tradicional pan de Jamón como si estuvieran en Venezuela, panaderías como Don Pan lo elaboran siguiendo la receta caraqueña.

En nombre de quienes trabajamos en El Globo News deseamos a todos nuestros lectores una Feliz Navidad.

Fotos cortesía Revista Bienmesabe