Estados republicanos demandan medida humanitaria de Biden

  • La medida favorece a inmigrantes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela /

El Globo News (Miami Dade)

Una veintena de estados republicanos demandaron la nueva política humanitaria anunciada el 5 de enero por la Casa Blanca que permite la entrada al país de hasta 30.000 inmigrantes procedentes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela.

La demanda de 39 páginas presentada ante la Corte de Distrito del Sur de Texas, en Victoria, se alega que el gobierno, a través del Departamento de seguridad Nacional (DHS), “bajo el pretexto de impedir que los extranjeros crucen ilegalmente la frontera entre puertos de entrada, ha creado efectivamente un nuevo programa de visas sin las formalidades de legislación que deben ser aprobadas por el Congreso”.

La primera semana de enero el presidente Joe Biden anunció la creación de un nuevo programa migratorio en la frontera para frenar el ingreso ilegal de inmigrantes cubanos, haitianos y nicaragüenses, quienes a partir de esa fecha sólo pueden hacerlo mediante un patrocinador estadounidense o que tenga un estatus de permanencia legal en EEUU.

Los tres países fueron agregados a una lista en la que desde octubre del año pasado se encontraba Venezuela y desde abril Ucrania. Los ciudadanos de esos cinco países que no cumplan con el requisito de patrocinio y traten de ingresar entre puertos de entrada sin un permiso previo, son deportados de manera expedita bajo el Título 42 por razones de seguridad sanitaria debido a la pandemia del COVID-19, señala el programa.

Los beneficiarios del plan sólo podrán ingresar a Estados Unidos en avión y recibirán un permiso de estadía legal de dos años, además de calificar para una autorización de empleo temporal por el mismo período de tiempo. Al término de ese plazo quienes no hayan ajustado su permanencia permanente bajo cualquier beneficio migratorio disponible deberán salir del país.

Los demandantes señalan en el escrito que el poder de libertad condicional del DHS “es excepcionalmente limitado” y ha sido restringido por el Congreso “varias veces y puede usarse solo caso por caso por razones humanitarias urgentes o un beneficio público significativo”.

A pesar de estas limitaciones, los estados contrarios al programa señalan que “el plan del DHS permite que extranjeros en sus países de origen puedan obtener una autorización anticipada para ingresar a Estados Unidos, a pesar de que no haya otra base legal para que lo hagan”.

“El programa de libertad condicional establecido por el DHS falla en cada uno de los tres factores limitantes de la ley. No es caso por caso, no es para urgencia por razones humanitarias y no promueve ningún beneficio público significativo”, se lee en el escrito citado por Univision.

E insiste en que el plan de Biden “equivale a la creación de un nuevo programa de visas que permite a cientos de miles de extranjeros (unos 36,000 al año) a entrar a Estados Unidos que de otro modo no tienen ninguna base para hacerlo. Esto es una burla y no sigue los límites establecidos por el Congreso”, argumentan los demandantes. Foto cortesía Univision

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.