Experto en vacunas dijo al Congreso que la “inacción” del Gobierno ha costado vidas por el Covid-19

El Globo News/

WASHINGTON. -El experto en vacunas Rick Bright, dijo al Congreso que su expulsión por parte de la Administración Trump, está relacionada con sus críticas a como el gobierno federal enfrentó la pandemia del Covid-19. Considera que la “inacción” por parte del gobierno ha costado vidas.

Bright hizo pública su denuncia después de que el Gobierno lo apartara de su labor como jefe de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA).

Previamente el experto había lanzado serias advertencias internas sobre la respuesta a la crisis sanitaria por parte de la administración federal.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, al que pertenece la agencia que dirigía el denunciante, es la que peor parada ha salido en la comparecencia.

Bright afirma que él personalmente presionó para aumentar la producción de equipos médicos pero sus peticiones fueron ignoradas, hasta que, meses después, le informaron que los funcionarios no creían que hubiera una “escasez crítica” de mascarillas.

“Esa inacción ha puesto en riesgo muchas vidas de nuestro personal sanitario”, consideró Bright en su declaración. “Llevé eso a los niveles más altos que pude en HHS y no obtuve respuesta”, añadió. “Esa fue nuestra última oportunidad de activar la producción [de equipo protector necesario] para salvar las vidas de los trabajadores de la salud. Y no actuamos”, publicó laOpinión.com

Indicó el experto que aún hoy el personal médico está expuesto a un mayor riesgo del que debería. “Se pusieron vidas en peligro y creo que algunas se perdieron”, dijo antes de agregar que algunas mascarillas N95 que se han aceptado de otros países no cumplen los estándares de calidad estadounidenses. Eso puede llevar a que las enfermeras piensen que están protegidas cuando no es cierto.

Otras de las discrepancias que planteó Bright -y que, según él, le costaron el puesto- fue la promoción federal de cloroquina e hidroxicloroquina. La administración permitió el uso de emergencia de estos medicamentos, empleados contra la malaria, a pesar de no haber sido probados para tratar este nuevo virus.

Estudios posteriores, que aún no han superado la revisión por pares, sugieren que estos fármacos no ayudan y que, de hecho, pueden causar problemas.

En cuando a una posible vacuna contra el virus, Brigth se muestra más pesimista que el presidente Donald Trump, que este mismo jueves ha pronosticado una vacuna para finales de año. El que estuviera al frente de BARDA ni siquiera concuerda con otros expertos como Anthony Fauci, que esperan una vacuna para dentro de un año o un año y medio. “Creo que tomará aún más tiempo”, sentenció.

Como medida para mejorar la gestión de la crisis, Bright propone “potenciar el liderazgo” y dar voz “a los científicos del sistema de salud pública, a fin de poder transmitir la información la de la ciencia al público estadounidense para que tengan la verdad sobre el riesgo real y las graves consecuencias de este virus”, concluyó el experto.

Fuente: externa/Foto cortesía

A %d blogueros les gusta esto: