Frontera colombo-venezolana: Se intensifica contrabando de extracción

KENNIA ESPINOZA / El Globo News

El traslado ilegal de productos desde Venezuela a Colombia, mejor conocido como “contrabando de extracción”, está tomando cada vez más auge. Se ha magnificado a un punto que obligó el pasado año al Gobierno venezolano a cerrar el paso y tomar medidas de mayor severidad y control en la zona de la frontera más larga que ambas naciones poseen.

La frontera colombo-venezolana es una de las más extensas y activas del hemisferio. La extensión de 2.219 kilómetros abarca los estados: Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, y los departamentos colombianos: Vichada, Arauca, Norte de Santander y Guajira.

El “contrabando de extracción” es una figura única y autóctona de Venezuela. Se llama contrabando al ingreso de algún producto a un país sin el pago de los correspondientes aranceles. En el caso venezolano, los productos de consumo en Venezuela tienen un precio varias veces menor a su costo en precios en dólares.

La extracción de productos hacia territorio colombiano genera beneficios estratosféricos para quienes estén dispuestos a correr los riesgos y realizar los esfuerzos para trasladar los productos de un lado a otro. En Venezuela todo está regulado y no responde a los precios de mercado, y en Colombia no.

En el fronterizo estado Zulia, miles de venezolanos cruzan a través de las trochas (vías alternas) hacia la población colombiana de Maicao, cargados de mercancía como carnes, pescado, quesos, productos lácteos, productos de higiene personal, gasolina, motos, vehículos y medicinas.

La mercancía extraída es expendida en poblaciones cercanas a Venezuela como Maicao, zona altamente comercial. Los venezolanos deambulan en las calles vendiendo sus productos. Los principiantes tienen más dificultades para comerciar. En ocasiones no venden totalmente la mercancía el mismo día, por lo cual pernoctan frente a casas y plazas para continuar con la labor al siguiente día.

Los más astutos o experimentados tienen clientes fijos en comercios locales que compran los productos por encargo, lo cual les permite regresar al Zulia el mismo día, una vez realizado el cambio de las ganancias obtenidas de pesos a bolívares en las casas de cambio que abundan en la zona.

El cambio de pesos puede hacerse a través de transferencias bancarias a tasa de dólar paralelo o a través de dinero en efectivo (bolívares). Los venezolanos en su mayoría alternan las dos modalidades ante la escasez de efectivo que vive el país petrolero.

El litro de gasolina, según fuentes consultadas, se ubica en 11.000 bolívares. Un kilo de carne de res, por su parte, se está vendiendo a un costo de 70.000 bolívares. Un desodorante en la frontera hoy día cuesta 70.550 bolívares. Un champú se vende a un precio de 95.000 bolívares. Un kilo de queso blanco, para rallar, cuesta actualmente alrededor de 97.200 bolívares. Por último, 14 tabletas de Fabricil al otro lado de la frontera se venden al insólito precio de 392.500 bolívares.

El contrabando de extracción se ha convertido en una nueva forma de ingresos para sustentar a las familias, ciudadanos venezolanos viajan a diario hacia Maicao desde las ciudades orientales y centrales de la nación caribeña.

Los militares venezolanos destacados en el paso fronterizo también se lucran en cada alcabala con una especie de pago-peaje que deben cancelar los “comerciantes”. Los precios varían, dependiendo del tipo de mercancía y cantidad. Los lugareños pertenecientes a la etnia goajira también obtienen ganancias por pago de peaje en alcabalas improvisadas, ya que ceden el paso de vehículos por sus terrenos privados y viviendas hacia Maicao.

La severa crisis económica, política y social que atraviesa la nación petrolera, son consecuencia de políticas populistas emanadas del Gobierno de Nicolás Maduro. La economía venezolana no se encuentra enmarcada en un sistema que tenga como centro el respeto a la Propiedad Privada y la vigencia del Estado de Derecho. La Falta de libertad de creación de riquezas continuará generando el fenómeno de “contrabando de extracción”.