Funcionarios de FEMA y los CDC coordinarán acciones contra viruela del mono

El Globo News (Miami Dade)

WASHINGTON. – El presidente Joe Biden nombró a altos funcionarios de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), como coordinadores de la Casa Blanca para combatir el creciente brote de la viruela del mono.

Biden anunció este martes el nombramiento de Robert Fenton, quien ayudó a liderar el esfuerzo de vacunación masiva de FEMA contra el COVID-19, como coordinador de la Casa Blanca y el Dr. Demetre Daskalakis de los CDC fue nombrado su adjunto.

Daskalakis, es director de la división de prevención del VIH de la agencia y experto nacional en temas que afectan a la comunidad LGBTQ, y ayudó anteriormente a liderar la respuesta al COVID-19 de la ciudad de Nueva York.

La Casa Blanca dijo que la pareja coordinaría “estrategias y operaciones para combatir el brote actual de viruela del mono, incluido el aumento equitativo de la disponibilidad de pruebas, vacunas y tratamientos”, reseña Telemundo.

El virus de la viruela del mono se propaga a través del contacto prolongado y cercano de piel con piel, incluidos los abrazos, las caricias y los besos, así como al compartir ropa de cama, toallas y ropa.

Las personas que se han enfermado hasta ahora han sido principalmente hombres que tienen sexo con hombres. Pero los funcionarios de salud enfatizan que el virus puede infectar a cualquiera. El virus puede causar fiebre, dolores corporales, escalofríos, fatiga y protuberancias parecidas a granos en muchas partes del cuerpo.

Estados Unidos confirmó el primer caso del virus de la viruela del mono el 18 de mayo y ahora tiene más de 5,800 infecciones confirmadas.

Los científicos estiman que, a diferencia de las campañas para detener el COVID-19, las vacunas masivas contra la viruela del mono no serán necesarias. Piensan que el uso específico de las dosis disponibles, junto con otras medidas, podría detener la epidemia en expansión que la OMS designó recientemente como una emergencia sanitaria mundial. Foto cortesía