Harvey Weinstein, el magnate violador de Hollywood

 

El Globo

Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, Rosanna Arquette, Asia Argento, Rose McGowan, Lucia Evans, Mira Sorvino, Cara Delevingne, Jessica Barth, Emma de Caunes. Es la lista de mujeres que acusan al productor Harvey Weinstein de acoso e incluso, en algunos casos, de violación.

La semana pasada, el New York Times publicó un artículo contando la tenebrosa historia detrás del poderoso hombre de Hollywood y se desató un escándalo sin precedentes en la Meca del Cine.

Weinstein, de 65 años de edad, es uno de los fundadores (junto a su hermano Bob) de la productora Miramax en la década del ’80. El éxito de sus películas, desde “Sexo, mentiras y videos”; “Shakespeare apasionado”, “El discurso del Rey”, “El artista”, “Pandillas de Nueva York”, “Pulp Fiction”, hasta “El señor de los anillos” y “Bastardos sin gloria”, entre muchas otras, lo convirtió en uno de los hombres fuertes de la industria. Pero escondía (con la complicidad de muchos) una historia terrible de acoso a muchas actrices y empleadas de su compañía, algo que sucedió al menos, durante los últimos 20 años.

Las actrices, muchas de ellas, muy jóvenes y recién llegadas a Hollywood no se animaban a hablar del tema y sufrían en silencio. El hecho de convertirse en famosas más tarde no les dio ninguna ventaja y padecían lo mismo que una víctima anónima. El cinismo de Hollywood protegía al productor y escondía la basura bajo la alfombra… roja.

Las actrices Judd y McGowan fueron de las primeras que se animaron a hablar y destapar la escalofriante cara del magnate detrás de la máscara de hombre exitoso. Lucia Evans y Asia Argento revelaron que fueron violadas por el productor al negarse a tener relaciones sexuales con él.

Todas las víctimas coinciden en el relato de cómo se daban los acosos. Weinstein las invitaba a la habitación de un hotel con la excusa de algún contrato o para hablar de un proyecto y, una vez allí, les pedía que le hicieran un masaje. Y terminaba abusando de ellas. Algunas lograban escapar, pero otras fueron violadas por Weinstein. Además, las extorsionaba, aprovechando su poder e influencia.

Paltrow contó cómo fue acosada por el productor cuando tenía 22 años y recién comenzaba su carrera. La actriz logró escapar y le contó la situación a su entonces novio, Brad Pitt quien enfrentó al productor por eso. Weinstein la amenazó, enfurecido. Se suponía que nadie se iba a animar a contar algo así. Angelina Jolie también relató una situación casi idéntica que sufrió por parte del productor a fines de los ’90, después de lo cual decidió no volver a trabajar nunca más con él. “Es inaceptable ese comportamiento hacia las mujeres”, declaró.

El historial de acosos de Weinstein era, hasta ahora, un secreto a voces, en el ámbito de la industria cinematográfica más poderosa del mundo. Su productora (sola o asociada) ganó 81 Oscar, 5 a mejor película y recibió varios premios más en otros países.

Criado en el barrio neoyorquino de Queens, Weinstein había recibido la distinción como Caballero de la Legión de Honor que entrega el gobierno francés y la de Comendador de la Orden del Imperio Británico. La serie “Entourage” tiene un personaje basado en él, lo que da cuenta de su fama, y lo describe como a alguien agresivo y brusco.

Con la ola de acusaciones, la carrera de Weinstein se terminó. Su compañía lo despidió y él, que finalmente admitió su responsabilidad en los hechos, dice estar destruido y haciendo terapia para recuperarse.

Pero eso no es todo. Su esposa, la diseñadora Georgina Chapman (de la firma Marchesa, siempre presente en la alfombra roja de los Oscar) con quien tiene dos hijos pequeños, le pidió el divorcio y se solidarizó con las mujeres que fueron víctimas de su marido.

Pero el escándalo es tan bochornoso que trajo consecuencias también para otros personajes famosos. Dos estrellas como Russell Crowe y Matt Damon fueron acusados de saber de los acosos y encubrir a Weinstein porque es su amigo. Mientras que Meryl Streep, America Ferrara y Ellen Barkin salieron a defender a las actrices que lo denunciaron. Lo mismo hizo George Clooney.

Las secuelas de este escándalo aún no se dimensionan del todo y es posible que haya más víctimas que, con estas denuncias, ahora se animen a hablar.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood convocó a una reunión de urgencia para el próximo sábado en la cual se debatirá la posible expulsión del productor de esa institución de la que forma parte desde hace 20 años.

“Su comportamiento es asqueroso, repelente y contrario a los altos estándares de la Academia y la comunidad de creadores”, dijeron en un comunicado sus autoridades.

A Weinstein ya le quitaron su membresía de la asociación que otorga los premios BAFTA, el máximo galardón del cine británico, y sufrió además el repudio del Festival de Cannes, en donde era un invitado habitual.

Por otra parte, seguramente pronto habrá una película sobre esta historia, aunque el nombre de Weinstein forme parte del lado más oscuro y siniestro de Hollywood.

UNA BROMA DESTAPÓ LA OLLA

En 2013, antes de que el escándalo del abuso de poder y acoso sexual que había perpetrado Harvey Weinstein en la meca del cine durante años saliera a la luz, el humorista Seth MacFarlane realizó una broma mientras presentaba a las nominadas a Mejor Actriz de Reparto en la gala de los Oscar, asegurándoles: “¡Enhorabuena! Ustedes cinco ya no tendrán que fingir que las atrae Harvey Weinstein”.

En vista de la nueva y escalofriante información descubierta acerca del comportamiento del que fuera uno de los hombres más poderosos del cine, quedaba la duda de si en aquel momento el humorista estaba haciendo tan solo una broma sin intención alguna o si en realidad sabía de lo que sucedía de puertas para dentro en las reuniones ‘de trabajo’ del productor y esa era la única manera en que podía denunciarlo.

Ahora el propio Seth se ha encargado de despejar la duda, relatando en una serie de tuits que una de sus amigas, la actriz Jessica Barth, le confesó haber sido víctima del comportamiento completamente inapropiado de Weinstein con algunas de sus compañeras y empleadas.

“En 2011, mi amiga y compañera Jessica Barth, con quien he trabajado en las películas de ‘Ted’, me confió lo que había sucedido durante su encuentro con él y cómo había tratado de propasarse. Desde entonces, ella ha sido lo suficiente valiente como alzar la voz y contar lo que le pasó. Con esa información en mente, cuando presenté los Oscar en 2013 no pude resistirme a aprovechar la oportunidad para lanzar una dura indirecta en su dirección. No se equivoquen, lo hice con todo el desprecio y la ira del mundo”, ha escrito el cómico en la red.

Para concluir, Seth ha celebrado el valor de todas las mujeres que, al igual que su amiga, han conseguido poner fin a un círculo de agresiones y abuso que se remonta décadas atrás.

“No hay nada más indefendible y asqueroso que un abuso de poder de ese tipo. Respeto y aplaudo a mi amiga Jessica y a todas aquellas que están compartiendo sus historias por su decisión de dar un paso al frente y por ser defensoras de la verdad”, concluyó. Con información del diario El Clarín y revista Quien.