Hondo pesar por el fallecimiento del presentador de TV Fernando Hidalgo

El Globo News

MIAMI. – El popular presentador de televisión de origen cubano, Fernando Hidalgo, falleció en Miami en la madrugada de este martes a los 71 años por una neumonía derivada del COVID-19, según confirmó en redes sociales su esposa, Nereida Dellan.

“Fernando Hidalgo perdió su batalla. Está en manos de Dios. Gracias por sus oraciones. Gracias por su apoyo. Gracias a las personas que siempre le dieron apoyo”, escribió Dellan en Facebook, donde en los últimos días había pedido oraciones por la recuperación de su esposo.

El también actor, productor, escritor -quien fuera conocido como “Encantador de televidentes”- desarrolló a lo largo de varias décadas una exitosa carrera en la televisión, donde produjo más de una docena de programas.

Es reconocido especialmente en el sur de Florida y en varias ciudades de EE.UU. por el “Show de Fernando Hidalgo”, que estuvo durante más de una década al aire en el Canal 41, de América TeVé, canal donde también estuvo al frente de Los casados felices.

Hidalgo salió de Cuba rumbo a Chicago junto a sus padres en 1960, a los 11 años de edad. Una vez que arribó a Estados Unidos, pronto se convirtió en una figura reconocida dentro de la radio hispana local.

Después se radicó en Puerto Rico, donde cimentó una amplia carrera artística como locutor, animador de programas de televisión y actor.

En los años 70 regresó a USA y trabajó en Hollywood junto a figuras de la talla de John Wayne y Rock Hudson. No obstante, Hidalgo acabaría regresando a Puerto Rico para convertirse en productor de televisión.

Luego vivió durante un tiempo en Venezuela, donde a principios de los años 80 protagonizó la exitosa serie humorística de televisión Cómo ser feliz en el matrimonio, que se distribuyó en veinte países de América Latina y que también adquirió un importante canal de habla hispana en EE.UU.

Paralelamente a su carrera televisiva, Fernando Hidalgo estudió Metafísica de forma autodidacta, en los años 70 y llegó incluso a abrir un consultorio donde durante cinco años atendió problemas sentimentales y de autoestima.  

Hidalgo es autor del libro motivacional Sobreviviente del infierno (Alexandra Library Inc.), de fuerte carga autobiográfica y en el que cuestiona los prejuicios inculcados por las religiones tradicionales.

A pesar de haber abandonado Cuba siendo pequeño, con frecuencia Hidalgo habló sobre su infancia en la isla. Siempre dijo que tuvo una niñez pobre y “llena de curiosidad hacia todo lo que le rodeaba”.

“Era un niño extremadamente pobre. Mi padre ganaba un pequeño sueldo como soldado, y esa exigua cantidad de dinero era el único sustento de la familia. Vivía en un solar de ocho cuartos, o habitaciones, y en cada uno de esos habitáculos residía una familia distinta, aunque compartíamos todos un cuarto de baño común. Recuerdo que por papel sanitario disponíamos de pedazos de periódicos y revistas viejas, que colgaban de un clavo en la pared. En la actualidad, en Cuba, el uso de periódicos para esos menesteres se ha generalizado tanto que ya no llama la atención, pero en mi infancia, por aquellos días, el papel periódico en los aseos era una señal de pobreza”, confesó en su libro Sobreviviente del infierno.  Fuente informativa: CIBERCUBA.

Imagen fuente externa