Huracán Harvey dejó devastación en Houston

El Globo News

Houston, Estados Unidos.- Después de haber azotado la costa texana y acabar con la vida de al menos dos personas, la tormenta Harvey dejó caer este domingo grandes cantidades de agua en el interior del estado de Texas, incluida su principal ciudad: Houston.

Los servicios de emergencia de la capital de la industria petrolera en Estados Unidos enviaron la mañana del domingo un mensaje muy claro: “Si está huyendo de una inundación, no se quede en el ático como último recurso. Si los pisos más altos de su edificio se vuelven peligrosos… suba al techo” y “llame al 911 para obtener ayuda”, reseñó AFP.

“La situación es grave y va a empeorar”, advirtió a su vez el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la cadena Fox News, asegurando que los daños ascienden a “miles de millones de dólares”.

A su paso por Texas, Harvey deja hasta ahora al menos dos fallecidos: una persona que quedó atrapada en el incendio de su casa durante la tormenta en la región de Rockport y una mujer que se ahogó al salir de su auto en una zona inundada de Houston, según autoridades locales citadas por la prensa.

Hobby International, uno de los dos aeropuertos de Houston, anunció que todos los vuelos fueron cancelados por “la abundancia de agua en las pistas”, mientras que el George Bush International operaba en forma limitada.

El huracán más potente en azotar Estados Unidos desde 2005 y Texas desde 1961, fue degradado el sábado a tormenta tropical pero como avanza muy lentamente (a 2 km/h) dejará caer mucha agua sobre una misma región por varios días. Harvey tocó tierra el viernes como un huracán de categoría 4 -en una escala de 5-, pero sus vientos se han reducido a unos 75 km/h.

Los guardacostas, que han socorrido a una treintena de personas, dijeron el domingo en la mañana haber recibido más de 300 llamadas en la región de Houston, a la que movilizaron cinco helicópteros.  Con sus calles transformadas en ríos, las autoridades de esta ciudad de 2,3 millones de habitantes pidieron a los residentes quedarse en sus casas.

La tormenta ha dejado a su paso por Texas carreteras sumergidas, casas sin tejado, carteles de señalización en el suelo y líneas eléctricas arrancadas.  Miles de personas han escuchado los llamados de evacuación. Según la Cruz Roja estadounidense, más de 1.800 personas se encontraban la noche del sábado en 35 refugios de Texas y Luisiana.

Además, en la costa texana se concentra casi un tercio de la refinación de petróleo de Estados Unidos y el Golfo de México representa 20% de la producción del país.  Según un reporte del sábado, 112 plataformas han sido evacuadas, que representan 24,5% de la producción diaria de crudo y 26% de la de gas.

El presidente Donald Trump, que declaró la noche del viernes el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que actuar ante los daños causados por Harvey, confirmó que tiene planeado ir pronto a Texas.

“Iré a Texas tan pronto como el viaje se pueda hacer sin causar ningún trastorno. El foco debe estar en la vida y la seguridad”, tuiteó este domingo el mandatario.

Trump, que no ha querido repetir la tardía reacción del presidente George W. Bush con el huracán Katrina, que dejó 1.800 muertos en Nueva Orleans en 2005, también se congratuló por el esfuerzo que se está haciendo para atender la emergencia y dijo que “todo va bien”. El Universal, Caracas.