Incertidumbre en España ante declaración de independencia de Cataluña

 

 El Globo

El jefe del Gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, comparecerá ante el Parlamento regional para anunciar los próximos pasos en su plan secesionista. El partido de Puigdemont asegura que el mandatario catalán hará una “declaración simbólica” y trazará una “hoja de ruta” hacia la independencia de España.

Representantes de los principales partidos españoles pidieron ayer a Puigdemont que frene su hoja de ruta, entre ellos el jefe de la oposición, Pedro Sánchez (del Partido Socialista Obrero Español, PSOE), y la alcaldesa de Barcelona, la izquierdista Ada Colau, quien dijo que el resultado de la votación del 1 de octubre “no puede ser un aval para la independencia”.

En medio de esa incertidumbre, algunos expertos esperan un escenario complejo. La ley con la que el Gobierno catalán convocó el referendo del 1 de octubre prevé la declaración de independencia en un plazo de 48 horas después de la difusión de resultados oficiales de la consulta en caso de una victoria del “Sí” a la ruptura con España.

El viernes se confirmó que la vía independentista ganó por un 90% la consulta no autorizada por la Justicia, en parte porque los partidarios del “No” la consideraban ilegal y rechazaron votar o hacer campaña.  Sin embargo, las dudas de legitimitad sobre el referendo, la ola de grandes empresas que están dejando Cataluña ante la perspectiva de una independencia, la falta de apoyo internacional al proceso y la masiva manifestación en apoyo a la Constitución y la unidad de España el domingo en Barcelona pusieron a Puigdemont en una encrucijada.

La comparecencia de Puigdemont  este martes, será seguida con atención en toda España y acompañada por la movilización en las calles de Barcelona: la entidad independentista Asamblea Nacional Catalana (ANC) convocó para hoy una concentración cerca del Parlament coincidiendo con la comparecencia Puigdemont.

La declaración unilateral de independencia abriría un escenario de conflicto sin precedentes en España y un importante foco de inestabilidad en Europa. Por eso los Gobiernos en París y Berlín volvieron a enviar a Rajoy señales de apoyo a la unidad de España. El Universal.