Influyentes defienden los derechos electorales de personas condenadas por delitos graves

El Globo News

 

Más de un millón de floridanos no podrán votar en las elecciones de este año por haber sido condenados por delitos graves, y eso tiene que cambiar, dijo esta semana un panel de voces destacadas de todo el estado.

La encuesta más reciente de los Influyentes de la Florida identificó un apoyo casi unánime a una medida en la boleta electoral de noviembre que devolvería los derechos electorales a personas condenadas por delitos graves y que han cumplido totalmente sus sentencias, con la excepción de casos de asesinato y delitos sexuales. En total, 95 por ciento de los que respondieron a la encuesta dicen que apoyan la Enmienda 4.

“Nuestro sistema penal es la forma en que los que infringen la ley satisfacen su deuda con la sociedad. Seguir castigando a estos individuos después que han cumplido la totalidad de su sentencia parece algo totalmente innecesario”,dijo Jaret Davis, accionista gerente del bufete miamense Greenberg Traurig. “Al privar del derecho al voto a más de un millón de habitantes de la Florida impedimos que exista una democracia representativa verdadera”.

Foto: Cortesía

La Florida es una de solamente cuatro estados donde los convictos de delitos graves no recuperan el derecho al voto después de cumplir toda su condena o libertad condicional. Eso ha llevado a que casi 1.5 millones de floridanos, aproximadamente 10 por ciento de la población elegible para votar, no tengan derecho al voto, según el Sentencing Project, una cifra mucho mayor que en cualquier otro estado del país.

“Devolver los derechos electorales a estas personas es un asunto de justicia básica y de ofrecer segundas oportunidades. En mi opinión, estas personas han pagado su deuda”, dijo Terry DeCarlo, activista LGBT de Orlando. “Devolverles el derecho al voto les da la oportunidad de ser miembros plenos de la comunidad; además, la enmienda haría que la Florida se ponga a tono con la mayoría de los otros estados”.

De cara a las elecciones de noviembre, los Influyentes de la Florida comparten sus ideas sobre cómo abordar las preocupaciones de políticas que enfrenta el estado y responden a preguntas de los lectores del Miami Herald, el Bradenton Herald y el Nuevo Herald.

White inmates speak with clergy members Thursday, Feb. 9, 2006, about the conflict between blacks and Latinos at the Pitchess Detention Center in Castaic, 40 miles north of downtown Los Angeles.»The Latinos are trying to make us join with them, but we don’t want any part of this racial strife. We’re for segregation because this is the safest we’ve felt in some time,» said one white inmate. (AP Photo/Ric Francis)

Algunos influyentes se mostraron abiertos a permitir que los convictos voten, pero con exigencias o restricciones adicionales. El ex senador federal republicano Mel Martínez sugirió que debe exigirse “un período de buen comportamiento” después que los convictos cumplan sus sentencias. Carol Dover, presidenta de la Florida Restaurant and Lodging Association, con sede en Tallahassee, alegó que la misma política no debe aplicarse a los que hayan sido condenados por varios delitos graves.

“Una vez que han pagado su deuda con la sociedad, creo que deben recuperar sus derechos electorales”, dijo Dover. “Sin embargo, creo que si han cometido varios delitos, entonces creo que no importa si hayan cumplido sus sentencias no deben recuperar ese derecho”.

Florida debe proveer material electoral en español a 32 condados, indicó un juez federal

Parece que los Influyentes concuerdan en este sentido con el público en general. Una encuesta reciente de la University of North Florida identificó que 71 por ciento de los electores apoyan la Enmienda 4. La enmienda necesita al menos 60 por ciento de apoyo para ser aprobada. Fuente: EL NUEVO HERALD / Foto: Referencial