INICIA EL NUEVO AÑO CON BASES SALUDABLES. ¡CONÓCELAS!

La base de una buena pizza es fundamental, ya que buscamos que esa masa tenga el grosor, la textura y el sabor que sustenten el resto de los ingredientes que utilizamos para elaborarla. Los cimientos de una casa, otro ejemplo, son elementos estructurales sobre los que se levanta todo el resto de la construcción.

Así es todo en la vida. Nuestra salud no escapa a ese principio. Debe estar sustentada sobre bases firmes. A partir de esas bases vamos colocando una serie de hábitos, conocimientos de vitalidad y principios de fortaleza para que al final logremos esa buena salud y mejor calidad de vida.

Quiero, en esta columna, darte algunas bases sobre las que posteriormente puedes ir colocando las diferentes píldoras saludables que durante todo este año iremos compartiendo. Sobre todo, cuando la OMS acaba de designar el año 2021 como el Año Internacional de la Salud.

El video de arriba contiene un resumen de lo que vamos a desarrollar aquí.

Base #1: Cada día, levantarnos con un Propósito de vida, una Actitud de gratitud y entrar en Paz interior: Todos los días aumenta la evidencia científica de tener un propósito de vida, unas metas claras hacia dónde nos dirijamos, que le dé sentido a tu existencia, alarga y mejora tu salud y calidad de vida. Así lo publica recientemente JAMA Psychiatry.

¿Qué es tener un propósito? Es tener un sentido de dirección, cultivar una meta a largo plazo basada en valores y que hace a la vida digna de vivirse. Es la tendencia a sacar significado de las experiencias de la vida y poseer un sentido de intencionalidad o una meta hacia un punto que guía nuestro comportamiento.

Lamentablemente, aún en la medicina actual, no se utiliza esta variable en salud pública como un factor de prevención de enfermedades porque muchos médicos lo ven como un simple concepto filosófico. El editorial de JAMA termina diciendo:” tener propósito en la vida puede ser usado para mejorar la salud en la medida que la población envejece”.

El otro concepto a considerar es la gratitud.  Para mejorar tu salud hay que practicar el agradecimiento. Ya se ha demostrado que practicar diariamente del Agradecimiento aumenta de manera significativa el estado de bienestar y felicidad mejorando así tu salud física. Se observa una mejoría del sueño fortaleciendo el sistema inmunológico, disminuyendo las probabilidades de enfermarte. Así lo publica la Mayo Clinic en su manual para la felicidad: The Mayo Clinic Handbook for Happinness.

El otro factor está relacionado con la paz interior. Levantarnos manteniéndonos centrados mental, emocional y espiritualmente. Hay que evitar los desequilibrios en nuestros pensamientos impidiendo que agentes externos o circunstancias de la vida te roben la paz interior. En lo personal acostumbro evitar la intoxicación de noticias aprovechando mejor ese momento para tener una conversación íntima con ese ser Supremo. Yo lo llamo Dios.

Base #2: Tenemos que comprometernos a estar saludables. El mantener un estilo de vida saludable no es algo esporádico o espasmódico. Definitivamente No. Es todo un plan de vida que reducirá tus posibilidades de contraer una enfermedad coronaria, nivelará tus niveles de azúcar y colesterol en sangre y además disminuirá la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas como Cáncer, Diabetes, Sida, Alzheimer, etc.

Base #3: Dormir bien: No más de 8 horas ni menos de 6. Ya es ampliamente conocido los beneficios de descansar al dormir bien. Entre tantas cosas, se sabe que a nivel cerebral fortalece las conexiones neuronales incrementando tu creatividad.

Te ayuda a perder peso. Se sabe que el insomnio hace que el estómago libere la hormona Grelina. Es una hormona que produce apetito. Los adipocitos (células de grasa), al no dormir, liberan menos Leptina. Ella bloquea el apetito. Al dormir bien, tu sistema inmunológico se fortalece disminuyendo tus posibilidades de enfermarte. El insomnio aumenta los niveles de cortisol elevando tu presión arterial y la frecuencia cardiaca. Cuando dormimos bien aumentan la Melatonina y serotonina que neutralizan las hormonas del estrés: adrenalina y cortisol.

Base #4: Fortalece las buenas relaciones con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. Eso, está comprobado, disminuye la ansiedad y la depresión. Aumenta tu autoestima, mejora tu sistema inmune y nos hace más felices.

Estas buenas relaciones están, en su mayoría, dependiendo del no estar resentidos y haber perdonado. Cuando no perdonamos y mantenemos una actitud hostil con una actitud de amargura todos los neurotransmisores del estrés se liberan. Esto va a elevar tu presión arterial haciéndote vulnerable a presentar un infarto al miocardio. Está demostrado que muchos tipos de Cáncer están relacionados con el rencor y el no perdonar. Personalmente lo comprobé durante los 25 años que trabajé como jefe del servicio de cardiología en un importante hospital oncológico de Caracas.

Base #5: El Dar, es otro importante factor generador de salud. Los humanos estamos biológicamente programados para ser generosos. Es nuestra esencia.

Estudios científicos afirman que obtenemos beneficios físicos mentales y emocionales al compartir con los demás. La Dra. Beth McQuiston, neuróloga y directora médico de Abbott Laboratori afirma que: “El Dar genera una sensación de conexión social. No siempre se trata de una cuestión monetaria, también tendría que ver con cuidar y ayudar a los demás. Usando imágenes de Resonancia Magnética se ha podido visualizar que cuando una persona Da se ilumina el llamado Sistema Mesolímbico del cerebro. Dicho sistema está relacionado con el placer y la recompensa. El Dar, también disminuye las hormonas del estrés y mejora tu sistema de defensa.

Base #6: Aprender algo nuevo, también es importante para nuestra salud. Ejercitar tu cerebro aprendiendo cosas nuevas, es bueno para tu salud mental. Lo que aprendas no es tan importante como el proceso de aprendizaje en sí mismo.

Fíjate que son bases simples. Están en los límites de la inmunosiconeurología y la medicina conductual. Inclusive, raya en lo espiritual. De allí que muchos de ellos aún no sean tomados en cuenta impidiendo que la humanidad se beneficie y se torne más longeva. Más allá del último fármaco o el último equipo de diagnóstico médico. Mientras, pónganlos en práctica y encima van colocando las píldoras saludables que iré publicando periódicamente. Se me acabó la tinta, nos encontramos en la próxima columna…

Vicencio Pérez MD/ Cardiólogo Clínico

WhatsApp   +584143202357

Instagram: @drvicencio

A %d blogueros les gusta esto: