¡Inmigrantes! Importante motor de empleo, ingresos y producción en EE.UU.

Elglobonews.com

El drama que se vive en la frontera y las muchas, y controvertidas decisiones de la administración, la cuestión de la inmigración, legal e ilegal, se perfila como uno de los grandes debates de los políticos.

Para muchos economistas, atentos a las cifras, el debate no es controvertido. Muy al contrario. La conclusión es que se necesita más inmigración. ¿El motivo? “Es un importante motor de empleo, ingresos y producción“, explica Gregory Daco, economista jefe de Oxford Economics en EEUU.

Según explica en un informe publicado el jueves, sin inmigración la fuerza laboral de EEUU caerá porque los baby boomers, responsables del crecimiento de esta en los setenta y los ochenta, están retirándose y ninguna generación posterior hay sido capaz de cubrir el hueco que van dejando. La inmigración ha permitido estabilizar en cierta medida este problema que se agravará en la próxima década porque la población nacida de padres estadounidense está decreciendo y la inmigración apenas está contribuyendo 0.5 puntos porcentuales a la población activa.

En este sentido, las cuentas hechas por la firma Oxford Economics apuntan a que la deportación de inmigrantes indocumentados, como se plantea por parte de la Casa Blanca, puede pasar una factura cara a la economía. Así lo reseña El Diario de NY.

En el amplio reportaje se cita al presidente Donald Trump,  quien ha dicho que quiere duplicar las deportaciones. En caso de que se llegara a devolver a sus países a medio millón de personas se reduciría la población activa y con ello el crecimiento del PIB en 0.1 puntos porcentuales el primer año. En caso de que esa cifra llegue al millón la cuenta empeoraría.

Adicionalmente, se crearían problemas en ciertas industrias de servicios, construcción además del sector de la agricultura. Estados como California, Texas, Florida, Nueva York y Nueva Jersey — claves para la economía del país– sufrirían más dado que es en ellos donde se concentra la mayoría de los ocho millones de trabajadores indocumentados (el 5% de la población activa).

La falta de población activa afecta, entre otras cosas, a las contribuciones del seguro social con el que cuentan cada vez más jubilados.

La llegada de extranjeros legalmente también es clave para la marcha del país. Normalmente llegan a sectores donde hay falta de mano de obra y se mueven más por motivos de trabajo que los nacidos y asentados en el territorio nacional. Se calcula que una rebaja de un millón de personas detraería el PIB en 0.2%, algo que no es positivo, más aún cuando se tiene que tener en cuenta que la economía está perdiendo fuerza tras una década de crecimiento.

Las prohibiciones a viajeros de ciertos países, el retraso o negativas a conceder visas y la incertidumbre política han reducido el número de estudiantes extranjeros en el país pero también está complicando la inmigración legal que es clave para sectores donde hay déficit de trabajadores y profesionales. Daco calcula que una reducción de un millón de estos trabajadores restaría un 0.2% al PIB.

Y esas dificultades son especialmente serias en sectores clave como la salud. Cualquiera que haya pasado más de 10 minutos en un hospital habrá intuido que el porcentaje de enfermeros, doctores y cirujanos es elevado. El 22% de los trabajadores del sistema de salud es inmigrante. En el caso de doctores y cirujanos, el 30% no ha nacido en este país.

En las áreas rurales del país hay un fuerte déficit de médicos debido a una gran variedad de razones. Una de ellas es que falta el incentivo financiero para atender a la población de estas zonas. Personas que están pagando cada vez más por acabar sus estudios de medicina en las universidades americanas encuentra poco atractivo para practicar su profesión en áreas con un alto porcentaje de población en Medicare y Medicaid, con pagos más bajos que los de los asegurados. Muchos de los médicos en esas áreas tradicionalmente han venido del extranjero.

Según el economista jefe de Oxford Economics, “sin inmigración la fuerza laboral de EEUU se reduciría y las perspectivas de crecimiento serían más débiles”. 

Foto: Fuente externa.