¡Insoportable! Precios de los alimentos en Venezuela

Leticia Reyes-

Corresponsal en Caracas

El Globo News/

CARACAS. – En Venezuela, la inflación en los precios de los alimentos durante la cuarentena alcanzó el 671,8 %. La traducción a las calles es pobreza y desnutrición, un drama cotidiano que marca y atenaza más que nunca a los ciudadanos.

¡Panorama nacional insoportable!

Ir al mercado es sinónimo de llevarse una sorpresa. Si un ciudadano va dos veces en la misma semana, los productos de la cesta básica tendrán precios distintos.

El precio del dólar supera los 465.000 bolívares, pero ya ni la divisa estadounidense amortigua el golpe, incluso quienes perciben salarios o remesas en dólares pierden la capacidad adquisitiva día a día, una realidad que todavía nadie mide con precisión pero que se percibe de forma constante en las calles de Venezuela.

¡Subidas y más subidas!

Los precios de los productos de primera necesidad suben prácticamente a diario. Un kilo de café cuesta 2,5 millones el kilo; hace un par de meses tenía un valor 1,2 millones de bolívares.

El aceite de soya, que es el que más utiliza la gente en Venezuela, tenía un costo aproximado de 300.000 y ya va sobre 640.000 en menos de tres meses.

¡Un kilo de harina pan vale más que un salario mínimo!

Incluso al producto más básico de la dieta venezolana, la harina precocida para las arepas se ha vuelto inalcanzable para muchos. El kilo de Harina PAN vale sobre 480.000 bolívares, es decir, 80.000 bolívares más que el salario mínimo que perciben la mayoría de los venezolanos.

El precio de los huevos va por 680.000; antes se pagaba por medio cartón 300.000 y hoy medio cartón cuesta 680.000 bolívares, una verdadera barbaridad.

La leche en polvo de un kilo pasó de un millón 200 mil a casi en cuatro millones de bolívares.

Hace dos o tres meses un kilo de carne tenía un valor aproximado a los 600.000 bolívares, hoy cuesta entre 1,6 a 2 millones de bolívares.

Estos precios son inalcanzables para la gran mayoría de los venezolanos que ni con dólares pueden hacerle frente a una hiperinflación galopante y descontrolada.

Foto cortesía

A %d blogueros les gusta esto: