Inversión venezolana y la diáspora: dos realidades en República Dominicana

Aida Salazar /

El Globo News –

Mientras un nutrido grupo de inversionistas venezolanos saca a flote la economía de República Dominicana con inversiones millonarias la situación que vive la diáspora venezolana es cada día más difícil, pues se encuentran de manera ilegal ante el vencimiento del plazo que les habían otorgado para permanecer en ese país.

Según el presidente del Movimiento de Venezolanos Viviendo en República Dominicana (Moverd), José Alberto Pérez, de los 30,000 venezolanos que están viviendo en el país caribeño, el 97% se encuentra de manera ilegal. En este sentido y en nombre de sus compatriotas Pérez ha formulado un llamado al gobierno dominicano para que flexibilice la entrega de documentos a los venezolanos ante la grave crisis que vive Venezuela y que no les permite regresar al país.

La embajada venezolana en República Dominicana está prácticamente inoperante y los venezolanos están en una situación compleja en materia de pasaportes. “Hay pasaportes que ya están vencidos y no hay ningún tipo de solución. Estamos viviendo una situación muy difícil porque estamos excluidos del sistema social. Estamos totalmente acéfalos”, puntualizó Pérez.

Entre tanto, la socióloga y analista de investigación del  Instituto Nacional de Migración (INMRD) Farah Paredes señaló que,  de 2012 a 2017 el país caribeño tuvo un aumento de 3,435 a 25,872 venezolanos, siendo la mayoría de ellos mujeres.

Explicó que a diferencia de otros países, República Dominicana tiene la oportunidad de beneficiarse con estos inmigrantes porque “son personas jóvenes, dispuestas a trabajar  y capaces de insertarse en la economía de nuestro país”. Paredes añadió que los inmigrantes que han llegado al país desde el 2015, son personas formadas académicamente para ocupar buenos puestos laborales.

Dominicana fue uno de los primeros países  en recibir a emigrantes venezolanos no obstante en la medida en que se fue acentuando la crisis, los  venezolanos cambiaron su huida hacia Suramérica. Aunque continúan llegando al país Caribeño, donde se mantiene un alto número de venezolanos.

De país  receptor a exportador de inmigrantes

Desde principios del siglo XX existió un importante flujo de ciudadanos dominicanos a Venezuela. Muchos de los cuales fueron atraídos por la bonanza petrolera  que se vivió  en los años 70 y 80. Posterior a la década de 1990, el dominicano que emigraba a Venezuela lo hacía más por curiosidad que por necesidad, o como un puente para emigrar a otras naciones de la región ya que Venezuela por tradición, siempre mantuvo sus puertas abiertas a los ciudadanos dominicanos.

Con la llegada al poder del régimen militar de Rafael Leonidas Trujillo en 1930, un gran número de dominicanos emigraron a Venezuela, pues no estaban de acuerdo con el nuevo mandato en la República Dominicana.  Uno de ellos fue Luis María Frómeta Pereira, mejor conocido como Billo Frómeta, músico, compositor y director de orquesta quisqueyano quién viaja a Venezuela para una presentación musical en la ciudad de Caracas, pero debido al clima político que vivía su país decide quedarse en Venezuela y la asume como su “segunda patria” y cambia el nombre de su orquesta al de Billo’s Caracas Boys, agrupación que le dio fama a nivel internacional.

En la década de 1980 sumaban aproximadamente 37.000 los nacionales dominicanos en Venezuela, encontrando una rápida acogida e integración a la sociedad, donde fueron bien recibidos, llegando incluso a establecer «zonas dominicanas», como Quinta Crespo en Caracas,  donde residen una gran cantidad de dominicanos y establecieron sus negocios de peluquerías muy famosas en la capital venezolana.

Sin embargo, el flujo migratorio se ha revertido desde 2013, año desde el cual la afluencia de venezolanos a República Dominicana se ha incrementado exponencialmente a causa de la crisis humanitaria que experimenta Venezuela. 

Inversionistas venezolanos migran a RD

La relación entre República Dominicana y Venezuela va más allá de los hechos históricos, el idioma y la ubicación geográfica. Desde el año 2010 las inversiones de capital venezolano han marcado una tendencia positiva, y a partir de 2014 se registra un incremento continuo en la entrada de venezolanos por los principales aeropuertos dominicanos.

Estas inversiones van desde el turismo, la banca, las plazas comerciales, zonas francas, comunicaciones y la electricidad. República Dominicana cuenta con organizaciones tanto públicas como privadas que ofrecen facilidades y orientación a inversionistas extranjeros.

Patricia Bobea, directora ejecutiva de la Asociación Dominicana de Empresas de Inversión Extranjera (Asiex), explica que regularmente estas inversiones son las que más tributan, no por ser extranjeras, sino por ser grandes capitales, en su mayoría de multinacionales que crean miles de empleos.

Grandes  grupos empresariales

En medio del clima político y económico que se vive en Venezuela en la actualidad, los grandes grupos empresariales venezolanos migraron hacia otros países en busca de invertir importantes capitales. En  República Dominicana, a partir del 2010 se hizo notorio el aumento en las inversiones venezolanas, llegando a los 140 millones de dólares. Con relación al 2009, representa más del 50% de la inversión acumulada por parte de Venezuela en el país en los últimos 10 años. En los siguientes cinco años, las grandes inversiones orientadas a múltiples sectores económicos provenientes de capital venezolano, muestran un crecimiento acelerado.

Entre los inversionistas venezolanos en la nación caribeña destaca el Grupo Velutini constructores del centro comercial Blue Mall, el Blue Mall de Punta Cana y en el área turística del Puerto Marina Cap Cana. Siguiendo en el turismo, el Grupo Cisneros con inversiones y proyectos como Tropicalia en la zona este del país.

Centro comercial Blue Mall en Santo Domingo, (inversión venezolana)

En las grandes infraestructuras comerciales está el grupo Cohen, que construye el Sambil Santo Domingo, que genera alrededor de 3,500 empleos directos. Asimismo se encuentran Novocentro y Holiday Inn en el centro de la capital dominicana. En el sector de la banca Lafise, Bancamérica y Banesco; y en la parte de aseguradoras, destaca Seguros Constitución.

Patricia Bobea, directora ejecutiva de la Asociación Dominicana de Empresas de Inversión Extranjera (Asiex), asegura que la tendencia ha sido sumamente positiva en términos de inversión y augura que en los próximos dos años será la misma debido a la crisis política, social y la inestabilidad macroeconómica en Venezuela.  “Se trata de un país rico, donde hay grandes capitales. Hace alrededor de 10 años que muchos inversionistas empezaron a poner sus ojos en otros países del mundo”, puntualizó la directora de Asiex.

Mientras otros países de la región se benefician tanto con el capital humano como con la riqueza venezolana, Venezuela y su gente se encuentran sumidas en la crisis más profunda de su historia republicana.