Invierno en el hemisferio sur, nueva amenaza para los migrantes venezolanos

el Globo News/

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) cifró en dos millones el número de venezolanos asentados en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, y alertó que algunas de estas siete naciones cuentan con unos de los mayores índices mundiales de infecciones y muertes por COVID-19.

Aunque las respuestas sanitarias nacionales han incluido a la mayoría de los venezolanos, el acceso al tratamiento de otras enfermedades, incluidas las asociadas a la temporada de invierno, se ha vuelto cada vez más difícil con los hospitales funcionando a plena capacidad, destaca ACNUR.

En vísperas de la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con los refugiados y migrantes venezolanos, organizada por Canadá el jueves 17 de junio, la agencia de la ONU llamó a los países para que se comprometan a brindar su apoyo.  Igualmente, calificó de “alarmante” que el Plan Regional de Respuesta para los Refugiados y Migrantes de Venezuela cuente con una financiación insuficiente.

APOYO DE ACNUR EN AMÉRICA DEL SUR

En Perú, tras una pronta llegada del invierno, ACNUR ha priorizado el apoyo en las zonas de alto riesgo y de gran altitud, entre ellas Puno, Cuzco y Arequipa, distribuyendo más de 13.000 mantas térmicas y kits de higiene.

En Chile, las tormentas con descarga eléctrica, las fuertes lluvias y las temperaturas bajo cero ya han afectado al centro y al sur del país. A lo largo de la frontera norte del país, donde los venezolanos llegan a pie sin ropa adecuada, las temperaturas nocturnas están muy por debajo de los cero grados centígrados.

La agencia de la ONU trabaja para distribuir 1000 kits de invierno y 8600 mantas térmicas, alojamiento de emergencia, ayuda en efectivo y vales electrónicos para la compra de calentadores, combustible y ropa de invierno.

También se distribuirán kits de invierno en varias ciudades de Argentina, Bolivia y Uruguay -especialmente en las zonas fronterizas- a medida que el frío afecte a la región en las próximas semanas.

En Brasil, que experimenta una grave oleada de infecciones por COVID-19, la región del Amazonas se ha visto afectada por fuertes tormentas que han provocado las peores inundaciones desde 1902, dañando las infraestructuras humanitarias y han desplazado a miles de brasileños y venezolanos.

La Agencia de la ONU ha proporcionado alojamiento seguro a los desplazados y está ayudando a reconstruir las estructuras dañadas. Fuente: Informe21

Foto externa (cortesía)