La democracia es pacífica y ahora está armada

Manuel Corao Analista venezolano

La excedida adquisición de  equipamiento por parte de Nicolás Maduro  en el supermercado de armas en Rusia para someter el parroquiano,  humillar al hombre de a pié  mediante  procedimientos  violatorios de los derechos humanos por  los comunistas con  igual  intención y  la venta de unidades para reprimir manifestaciones  pacíficas por China imperial; parece estar llegando a su final.

Con tal fin la Asamblea Nacional aprobó  el reingreso de Venezuela al Tratado Interamericano de  Asistencia Recíproca-TIAR- y en consecuencia envió a la comisión de política exterior tal  sentencia para que esta instancia legislativa elabore el informe respectivo que permita su   reposición.

Al asentar   la rúbrica Juan Guaidó, presidente encargado de la república, se  cumplirá con los procedimientos de rigor.

Tal  circunstancia de inhabilitación de su cumplimiento se produjo cuando  el gobernante  Hugo Chávez Frías en el 2012 denunció el  pacto ante la Organización de Estados Americanos, cuando ya se radicalizaba.

El TIAR permite a Guaidó  solicitar a los gobiernos  de la región su apoyo para evitar el genocidio que lleva adelante Maduro.

Los venezolanos  en más del  ochenta y cinco por ciento de la población le exigen abandonar la nación.

Venezuela una nación rica con la mayor reserva de crudos en el mundo, observa como la población infantil padece de males que por falta de atención hospitalaria adecuado, aumenta sus índices de mortalidad.

La hambruna que sufren por ausente insumos básicos de subsistencia física está en los más altos  niveles de desnutrición.

Esta falta permanente  de alimentos es caldo de cultivo para la existencia de  males endémicos que se hacen presente en la nación bolivariana sin que las autoridades sanitarias  solventen la situación y amenaza con diezmar poblaciones   del continente suramericano.

Males como la malaria, sarampión, el tifus, diarrea, Chikungulla, Mal de Chagas  entre otros ya  hacen estragos en los habitantes.

Es tal las penurias  ante la crisis  social existente, que afecta  la siquis, lo cual se refleja en las estadísticas con una data que asombra al mundo.

Venezuela país suramericano de baja incidencia en  suicidios, hoy según informa el Observador Venezolano contra la Violencia es líder en américa latina  rivalizando mundialmente con Asia  con 28 muertes por cada cien mil habitantes.

La falta de prevención y cura de las  carencias físicas tiene  parcialmente su explicación en las afirmaciones hechas por el Diputado Carlos Paparoni   en TV Venezuela cuando afirmó  que del presupuesto para el 2018  solo el ocho por ciento lo invirtió Maduro Moros en Venezuela.

Los venezolanos con  razón afirman que el delincuente común  es aliado del gobierno.

Ello se fundamenta  al observar que los  muertos en manos del hampa alcanzan  un  promedio de veinte y seis mil por  año;  sin contar la desaparición forzosa de ciudadanos,  como por igual quienes fallecen  bajo custodia de la autoridad, o  simplemente desaparecen.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social destaca la existencia  de  seis mil doscientos once protestas durante el primer trimestre del 2019, destacando la incidencia política en  dos mil ochocientos veinte actividades de calle.

Los medios de comunicación independientes  a nivel internacional, redes sociales y portales se hacen eco de la persecución de la cual es  objeto la población,  cuando al protestar en el libre ejercicio de sus  derechos por el incumplimiento de la autoridad con su deber a todos lo nivele, arremeten los esbirros del régimen contra la indefensa población.

El  policía enfrenta a quienes solo portan piedras y palos con modernos equipos de alta capacidad mortal de tiro.

Luego de tales demostraciones, como la acontecida el pasado treinta de abril, los secuaces de la policía secreta dejan un  saldo en la población de 5 muertos y  280 presos políticos.

El ciudadano común  está  esperanzado en  la ayuda internacional para enfrentar a iraníes, cubanos comunistas, mercenarios de extrema izquierda, guerrilleros colombianos y otros grupos radicales.

Ver partir a Nicolás Maduro Moros el usurpador y su pandilla es la máxima acción por  lograr.

A %d blogueros les gusta esto: