La osteoporosis masculina causa fracturas a miles de hombres en el mundo

El Globo News (Miami Dade)

A medida que envejecemos, nuestro tejido óseo se va deteriorando y pierde calidad. En las mujeres, esa pérdida de calidad del hueso se hace muy evidente tras la menopausia, porque descienden los estrógenos, unas hormonas sexuales que tienen un efecto protector sobre el esqueleto.

Pero, a pesar de que los hombres no experimentan una pérdida brusca de las hormonas sexuales, sufren muchas más fracturas óseas por osteoporosis de las que imaginamos.

La osteoporosis se caracteriza por una disminución de la masa ósea y por el deterioro de la microarquitectura y la calidad del hueso.

Estos cambios aumentan la fragilidad ósea y se traducen en un mayor riesgo de sufrir fracturas, especialmente en algunas zonas concretas de nuestro esqueleto como la cadera, la columna vertebral y la muñeca.

Se calcula que la enfermedad causa más de 9 millones de fracturas al año en el mundo, pero los afectados son muchos más, en torno a 200 millones.

Las personas afectadas pasan inadvertidas porque a menudo es una enfermedad silenciosa, asintomática, que hace que nuestro esqueleto se deteriore sin dar señales de alarma hasta que aparece la primera fractura.

¿Por qué perdemos masa ósea?

A lo largo de la vida, nuestro esqueleto sufre ciclos de recambio óseo o remodelado en los que el tejido óseo “viejo” o dañado se degrada y es sustituido por hueso nuevo, capaz de resistir todos los retos a los que sometemos a nuestro esqueleto a diario.

El problema es que, con los años, este proceso de sustitución del tejido viejo se vuelve deficitario, y las células encargadas de formar hueso no son capaces de compensar la pérdida de hueso eliminado.

Como consecuencia, el balance óseo empieza a ser negativo. Y vamos perdiendo cantidad y calidad de tejido óseo como parte de un proceso natural e inherente al envejecimiento.

El problema no es solo femenino. Es cierto que en la mujer la pérdida de calidad del hueso es muy evidente tras la menopausia, etapa que marca un descenso acusado en la producción de las hormonas sexuales femeninas, los estrógenos.

Estas hormonas ejercen un importante efecto protector frente a la pérdida de masa ósea y su disminución al inicio de la menopausia ocasiona también una caída brusca de la masa ósea.

Sin embargo, alrededor del 25% de las fracturas osteoporóticas ocurren en varones. Y lo que es más importante, las complicaciones y la mortalidad asociadas a estas fracturas son mayores en el hombre que en la mujer. Fuente informativa BBC Mundo. Foto externa / cortesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.