Los AirPods Pro 2 no serán tan potentes como pensábamos

El Globo News (Miami Dade)

Ya falta poco para que los AirPods Pro 2 sean una realidad. La segunda generación de los auriculares TWS más vitaminados de la compañía con sede en Cupertino, California, apuntaban a ser el gran bombazo del año.

Más que nada porque, aunque ya se ha hablado largo y tendido sobre lo que se esperaba de los próximos auriculares premium de Apple, existe el temor que no serán tan completos como esperábamos.

Cuando Mark Gurman, periodista de Bloomberg y una eminencia en todo lo relacionado con Apple, habla, hay que escucharlo. Y es que este reputado leakster suele acertar en casi todas sus predicciones. Y ahora ha publicado información relacionada con los AirPods Pro 2 que van a decepcionar a muchos.

Los últimos rumores apuntaban a una serie de funciones nuevas que marcarían un antes y un después en la industria. ¿El motivo? La posibilidad de que los AirPods Pro integrasen un sensor de frecuencia cardíaca y de temperatura corporal para medir estos parámetros en tiempo real.

Pero Mark Gurman ha echado un jarro de agua fría, afirmando que estos rumores no son ciertos. Sí que es verdad que Apple lleva tiempo trabajando en estas nuevas funciones, pero es casi imposible que lleguen con los AirPods Pro 2.

“Me han dicho que no es probable que ninguna de las dos funciones llegue en la actualización de 2022”, escribe Gurman, aunque también indica que estas funciones están sobre la mesa y que llegarán en un futuro.

El resto de características, por el momento, se mantienen. De esta manera, los próximos AirPods Pro 2 o AirPods 2 Pro de Apple, todavía no se sabe su nombre, contarán con un diseño continuista, una cancelación de ruido muy mejorada y nuevo procesador H1 con funciones como Find My para encontrar dispositivos de forma más cómoda.

También se espera que la funda de carga de los próximos auriculares de Apple cuente con un puerto USB Tipo C, pero de momento, toda esta información hay que tomarla con pinzas ya que no es más que un rumor. Fuente El País. foto cortesía