Los caraqueños recuerdan con nostalgia los años dorados de esta bella ciudad

Leticia Reyes /

El Globo News –

CARACAS.- La llamada «sucursal del cielo» siempre fue privilegiada con un clima agradable,  donde se entremezclan, como en ninguna otra ciudad, imponentes estructuras, selvas de concreto con hermosos parques,  reservas naturales y  edificaciones declaradas  patrimonios de la humanidad como la Ciudad Universitaria, sede de la Universidad Central de Venezuela, principal casa de estudios superior del país.

En las décadas de los sesenta y setenta Caracas vivió sus «años dorados» con el crecimiento vertiginoso de sus edificaciones, modernas autopistas y un movimiento cultural y comercial que la  convirtió en una ciudad cosmopolita que era visita por turistas de diferentes partes del mundo, quienes querían conocer la nueva metrópoli Suramericana.

La Billo’s Caracas Boys

Recorrer la ciudad por sus modernas autopistas le garantizaba a los citadinos un viaje placentero en el que podían disfrutar del paisaje y acceder a sitios de esparcimiento como el Parque del Este, el Teleférico del Ávila y disfrutar de un día mágico en la cima de la montaña, o bajar al litoral en menos de media hora.

El Calvario, Jardín Botánico y el Parque los Caobosson sólo tres de los muchos parques que están distribuidos en toda Caracas. La ciudad tiene varios pulmones vegetales en los que los caraqueños pueden escapar del concreto y su ritmo imparable para refugiarse, por un rato, en zonas tranquilas en las que pueden disfrutar de la naturaleza, respirar aire fresco o simplemente descansar.

El cronista musical de Caracas no era caraqueño

 Billos  Frómeta fue el cronista musical de Caracas. En cada una de sus melodías dedicadas a la capital venezolana hacía una especie de crónica sobre esta urbe que lo enamoró desde el mismo día que llegó procedente de su Santo Domingo natal.

Quién no recuerda «Caracas Vieja», «Epa Isidoro», «El Metro», entre otras tantas canciones dedicadas a la «Sultana del Ávila».

Caraqueños  destacados

Son muchos los hijos de Caracas que son recordados, siendo el más ilustre de ellos El Libertador Simón Bolívar, Andrés Bello, el doctor Jacinto Convic, conocido por desarrollar la vacuna contra la lepra. El artista Plástico Carlos Cruz Diez, el periodista Óscar Yánez, el beisbolista Andrés Galarraga, el arquitecto Alejandro Chataing quien diseñó 15 obras importantes de la capital entre las que destacan: la Plaza El Venezolano, El Arco de la Federación, El Teatro Nacional, el Palacio Municipal de Caracas y la residencia presidencial  Villa Zoila, entre otras.  

Los caraqueños recuerdan con nostalgia los «años dorados» que vivió la ciudad capital, hoy sumida en una grave crisis económica, social y política donde muchas de las edificaciones que eran orgullo de todos están deterioradas sin que las autoridades de turno tomen las medidas necesarias para corregir esta situación.

Avenida Libertador